pensando

He acabado los estudios de música, ¿y ahora qué?

¡Licenciado!

Esto hemos exclamado muchos después del último examen, después de tantas horas, días y años de esfuerzo. Tras las merecidas celebraciones y un descanso bien ganado surgen las típicas preguntas. ¿Busco trabajo? ¿Me voy fuera a estudiar? ¿Estudio un máster? ¿Me preparo unas oposiciones? Unas preguntas que nos hemos hecho todos. Lo cierto es que en los conservatorios superiores no se suele hablar mucho de lo que nos espera al terminar. Con esta entrada inicio una serie de post con los que pretendo ayudarte a valorar las distintas alternativas.



pensando1Thinking de Jacob Boetter. Derechos

Hace unos años parecía que los caminos estaban más claros: preparar oposiciones o preparar pruebas para entrar en una orquesta no era algo descabellado. Los “bolos” se pagaban mejor y había mucha más actividad: se creaban orquestas, se creaban festivales, escuelas de música, plazas de conservatorio, había más dinero público para organizar conciertos, etc. Todo esto lleva tiempo estancado cuando no en declive. ¿Qué alternativas tienes entonces?

1. Buscar trabajo

 

Todos los días en los últimos años se nos bombardea con noticias negativas de lo mal que está todo: el mercado laboral, datos sobre el paro, caída de salarios, falta de oportunidades, etc, etc. Esto lo hemos notado todos, las dificultades están ahí, pero no podemos dejarnos vencer por esta negatividad.

De hecho, muchas personas que son proactivas y buenas en lo que hacen, tienen trabajo de lo suyo / lo han encontrado estos últimos años. Esto quiere decir que pese a todo, es posible conseguirlo. Actualmente lo más común es combinar distintas actividades y empleadores. Para ello tendrás que tener en cuenta varias cuestiones, que ampliaremos en futuras entradas:

 

  • Hay un mercado laboral de oferta y demanda, como en cualquier otro ámbito.

  • Teniendo en cuenta lo anterior,  ¿qué ofreces y cómo te distingues, para potenciar tus oportunidades?

  • ¿Cómo de versátil eres? Si sólo sabes hacer una cosa bien, serás menos flexible y tu abanico de posibilidades será más pequeño. Si lo que haces muy bien está muy demandado no hay ningún problema, pero si no es así, tendrás que empezar a desarrollar otras competencias o habilidades.

  • Considera otras opciones relacionadas: dar clases en colegios, actividades extraescolares musicales, música para eventos…

  • ¿Qué tal tu red de contactos? A nadie se le escapa que en el mundo de la música es fundamental potenciar tus relaciones para tener más oportunidades.

2. Estudiar un máster / posgrado

 

Esta es una de las opciones más típicas: por un lado puedes seguir aprendiendo y mejorando tus competencias musicales (o de otro tipo), mientras que por otro lado no tienes que enfrentarte todavía de una forma frontal al mundo laboral.

 

Es un camino que cada vez más aparece en la mente de cualquier titulado puesto que puedes sentir que la preparación adquirida durante tu formación no es suficiente. Además, el número de másteres y posgrados ha crecido exponencialmente estos últimos años, por lo que hay una gran oferta y variedad.

 

En caso de que optes por esta opción te recomiendo lo siguiente:

 

  • Especialízate o potencia competencias que estén orientadas al trabajo o actividad que te gustaría desempeñar, siendo lo más realista posible: ya te conoces, conoces el entorno y vas sabiendo lo que quieres. Si todavía sigues perdido, piensa bien qué te ves haciendo.

  • Si durante tus estudios no has trabajado o no has participado en proyectos, empieza a hacerlo. Si no tienes esa posibilidad… ¡empieza a crear tus propios proyectos!

  • No olvides que estarás en cierto modo posponiendo el momento de saber a qué quieres dedicar tus energías al 100% y enfrentarte a ello. Si tienes dudas piensa sobre el primer punto.

  • Piensa sobre la siguiente pregunta: ¿estudiar un máster es la mejor forma de invertir tu tiempo, tu dinero y tu energía? No hay una respuesta general y depende de cada caso concreto, pero reflexiona sobre ello.

  • No hagas un máster porque “mejor esto que nada”. Ten siempre unos objetivos.

 

Un caso particular es el Máster del Profesorado. Siempre queda en el aire si en el futuro será necesario para unas hipotéticas oposiciones. Si tienes más información sobre ello, estaríamos encantados de que nos lo contaras 😉

3. Marcharse a estudiar / trabajar al extranjero

 

Junto a seguir estudiando y en la mayoría de los casos relacionado con ello surge la opción de marcharse fuera de España. Es lo que hice yo y lo que han hecho algunos compañeros. Como ya apunté en la entrada en la que hablaba sobre la situación en Centroeuropa, en el extranjero en general no regalan nada y no tienen una situación tan idílica como muchas veces se nos hace creer.

 

En todos lados el número de músicos es alto y hay mucha competencia. Para que te hagas una idea, en Alemania en 1995 había 20.000 músicos que declaraban dedicarse a ello y en 2007 había crecido hasta 40.000. No tengo cifras de ahora, pero seguramente haya seguido aumentando. En muchos lugares te encontrarás situaciones similares.

 

¿Qué quiere decir esto?

 

  • Puedes considerarlo una estancia transitoria para seguir formándote y conocer cómo se trabaja allí, vivir la experiencia y luego decidir si volver, quedarte o ir a otro sitio.

  • Puedes ir haciendo contactos y aprovechar las oportunidades que se te presenten para asentarte allí donde estés.

  • Si te quedas allí, tendrás que ser muy bueno o distinguirte haciendo cosas diferentes ( o las dos cosas).

 

Es muy posible que no tengas claro al dar el salto lo que te espera, pues los planes muchas veces están para cambiarlos. No obstante es importante que vayas conociendo tus posibilidades y vayas teniendo claro lo que quieres hacer.

Ten en cuenta también que si bien hace unos años era casi imprescindible salir fuera para obtener una formación / especialización adecuada, actualmente hay grandes profesionales en España, por lo que si este es tu objetivo, valora también las opciones que tienes más cerca.

 

 

4. Esperar a que salgan oposiciones

 

En una entrada anterior ya hablamos de por qué las oposiciones no son en estos momentos la mejor opción a plantearse. Sólo se están cubriendo el 10% de las plazas de los profesores que se jubilan. En el caso de la música además, un buen número del actual cuerpo de profesores de los conservatorios entró en los años 1990 y 2000 por lo que la media de edad no es tan alta como en otros ámbitos.

 

No obstante, lo mismo tenemos una sorpresa y me estoy equivocando. Siempre es difícil hacer pronósticos, pero en cualquier caso, no te recomiendo que en este momento construyas tus planes en función de una convocatoria de oposiciones.

5. Crea tu trabajo

 

Combinado con alguna de las opciones anteriores o incluso en solitario está esta opción. Es lo que hoy en día está muy de moda y se conoce como emprender. Si no hay trabajo por cuenta ajena, te puedes crear tú tu propio trabajo.

 

No obstante, emprender no tiene por qué ser necesariamente crear una empresa. Emprender significa hacer algo diferente o hacer algo ya conocido pero hacerlo por ti mismo. Te doy algunas ideas:

 

  • Móntate un espectáculo musical y proponlo como actividad cultural en ayuntamientos, centros culturales, teatros, distintas instituciones, etc. También puedes ver de actuar en clubs o salas de fiesta.

  • Crea un ensemble, un grupo o una orquesta. Tendrás que estudiar muy bien qué vais a ofrecer distinto de lo que ya hay para poder resultar atractivos a quien pueda contrataros.

  • Organiza conciertos didácticos en colegios y centros escolares.

  • Construye una clase mediante alumnos particulares. Si eres muy bueno dando clase quizás en el futuro puedas convertirlo en una academia.

  • Especiaĺízate en música para eventos. Hoy en día no se casa tanta gente como antes, pero sigue habiendo un mercado para bodas y otro tipo de eventos. Un ejemplo de cómo especializarse en este campo es el de Manuel Cabrera y Daniel Díaz, que han montado una exitosa página de música para bodas.

  • Crea un blog y date a conocer. De esta forma ampliarás tu red de contactos, y nunca se sabe a quién puedes conocer y qué nuevos proyectos saldrán de ello.

  • Produce tu propia música y graba tus propios trabajos.
  • Arriésgate con otro tipo de proyectos relacionados con la música. El mundo está en contínuo cambio y siempre hay nichos nuevos que explorar. Nosotros hemos creado Emusicarte. Aún no sabemos dónde nos llevará, pero estamos seguros de que se pueden probar muchas otras cosas también.

Para ello deberás formarte en otros campos. Actualmente gracias a internet encontrarás multitud de recursos gratuitos y herramientas online que te ayudarán a llevar a cabo tus nuevos proyectos.

Sigue aprendiendo

 

Hagas lo que hagas no dejes de aprender y de formarte. Aunque no te decidas por la última opción, puedes empezar a estudiar o continuar con idiomas, competencias digitales, pedagógicas, producción musical, marketing orientado al sector musical, etc. El saber no ocupa lugar y muchas competencias te pueden ser útiles para aplicarlas en tu día a día.

 

En particular el inglés merece la pena dominarlo bien. Hoy en día desde la implantación de los colegios bilingües supone una muy buena carta de presentación para trabajar en muchos centros educativos.

 

También puedes aprender otros estilos musicales y si hasta ahora no lo has hecho, improvisar o componer. Aprender a hacer arreglos también te será útil en multitud de ocasiones.

Sea lo que sea lo que elijas, pregúntate:

 

  • ¿Por qué te has decidido por ese camino?

  • ¿Qué te ves haciendo a medio plazo?

  • ¿En qué medida lo que has elegido te ayuda a cumplir tus objetivos?

 

###

Seguro que tú también te has enfrentado a estas preguntas en algún momento. ¿Has estudiado un máster? ¿Te ha sido útil? ¿Te has ido al extranjero? ¿A qué te dedicas si te has quedado?

¡Cuéntanos tu experiencia!

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

6 comments

  1. Soraya bp

    Felicidades por el artículo. Desde la universidad (musicología) y conservatorio deberían incidir en este área, asesorar para que al terminar tengamos un poco de camino realizado. Hay mucho desconocimiento. En mi blog, acude mucha gente con dudas sobre las salidas y el planteamiento a tomar en el estudio de la musicología,¡¡ No hay un asesoramiento claro !!

    • Hola Soraya!

      Muchas gracias. Tienes mucha razón en que el asesoramiento en la mayoría de los casos es inexistente. También tiene que ver con que el mundo cambia muy rápido y las opciones que había hace algunos años han cambiado por lo que ni los propios docentes saben muy bien que aconsejar más allá de seguir estudiando. En otros lugares (especialmente en EEUU) le dan mucha importancia a este campo y no me cabe la menor duda de que en el futuro esto llegará también a España y a nuestros centros. Mientras tanto intentaremos aconsejar por medio de nuestros blogs 😉

      Un saludo!

  2. Alberto Betancourt

    Un buen músico debe ser creativo, y su mayor acto de creatividad será poder vivir de la música.

    • Así es Alberto. Por desgracia parece que la creatividad en muchos casos se reduzca con el paso de los años en la enseñanza musical a cuestiones interpretativas concretas.

      Pero no hay duda de que quien quiera vivir de la música hoy en día tendrá que desarrollar otro tipo de creatividad y en muchos campos distintos.

      Un saludo!

  3. Rosa

    En mi caso me hubiese encantado irme a hacer un máster fuera de España, pero por motivos económicos me fue imposible. Para no estar sin hacer nada en casa me puse a componer y, ahorrando poquito a poquito, al final he podido sacar mi CD. Tan orgullosa estoy de él que ahora mismo hasta fantaseo con ser una estrella del rock jajaja. Os dejo un enlace con un adelanto de las canciones. http://youtu.be/IX6__8sXE7o

    Mucho ánimo para todos, sobre todo nunca hay que desanimarse 🙂

    • Hola Rosa!

      Irse a estudiar fuera es una muy buena experiencia, pero no es imprescindible ni mucho menos. Lo importante es seguir aprendiendo y creando con ganas e ilusión. Esto se puede hacer en cualquier sitio y más ahora con la cantidad de herramientas a nuestra disposición.

      Me alegro de que te hayas decidido a sacar tu propio CD. Hoy en día se puede hacer con poco presupuesto y es una gran opción para darse a conocer.

      ¡Enhorabuena!

Next ArticleI encuentro de Música y Social Media en Peñafiel