guitarra y guitarrista

Aprende a tocar la guitarra

Hoy comenzamos con la primera de nuestras entradas dedicada a músicos amateurs, aficionados y personas que quieren iniciarse en el mundo de la música con la guitarra como instrumento. La entrada está escrita por Pablo Vega, guitarrista flamenco y pedagogo. Pablo aporta una visión muy personal y con un toque de humor, la cual espero que te ayude con algunas de las dudas que pueden surgirte al iniciar tu andadura en el mundo musical.

Si eres músico profesional te resultará interesante leer la visión del aprendizaje de la guitarra por alguien que se dedica al flamenco, una música que bebe de muchas fuentes distintas.

guitarraDerechos de Depositphotos


Queridos amigos, a petición de mi amigo Mario Nieto me dispongo a escribir este artículo empleando la metodología  que más me gusta: me pongo a escribir hasta que me canso o no tengo nada más que decir. Luego me hago un esquema para demostrarme a mí mismo que el discurso que seguí fue ordenado y coherente.

Lo curioso de la cuestión es que el objetivo del artículo es “aprender a tocar la guitarra”, a lo que matizaré más para ser exactos que no es ningún método, sino una serie de consejos a tener en cuenta al iniciarte con el aprendizaje de este instrumento.

Para que me conozcas un poco mejor, llevo 15 años tocando la guitarra -flamenco mayormente-. Primero tocando, escuchando, probando cosas; posteriormente aprendiendo de grandes maestros y entendiendo algunas cosas (muchas otras no); más tarde, formación académica tradicional: universidad y conservatorio, donde se aprende la teoría de la música, y las bases de la música de nuestra civilización, que…¡por cierto! ¿es la mejor del mundo? Nadie me enseñó a tener amplitud de miras en este aspecto. Mi etapa de formación actual es el ejercicio de mi profesión, la búsqueda de la superación personal y la revisión de todo lo aprendido durante estos años con espíritu crítico.

¿Por qué cuento esto? Porque para empezar con buen pie, el mejor consejo que puedo ofrecer es que tengas los objetivos lo más claros posibles. Cuando era pequeño quería ser profesional de la guitarra antes de saber siquiera cómo se afinaba o de tener una… Querido amigo te digo que si tu objetivo con el instrumento es pegarte fiestas con tu familia vale también, o componer tus propia música. Eso hará de tu formación instrumental una cosa trascendental, porque imagino que las alteraciones propias de la escala mayor de SI, no te quitan el sueño. ¿Se podrían aprender? Sí, el conocimiento no está de más, claro. En cualquier caso, las motivaciones que tengas para coger una guitarra constituyen en mi opinión el eje de lo que será tu formación, y los profesionales deben hacer un acto de humildad y poner a tu disposición sus conocimientos para que te ayuden, y no ser tú quien te pongas a su disposición para que te enseñen lo mucho que saben o lo bien que tocan.

A continuación hago una relación de algunas causas que pueden llevar a alguien a agarrar las seis cuerdas:

  • Ser un reputado profesional del instrumento

  • Tocar con tus amigos: relacionarse

  • Tocar en el coro de la iglesia

  • Ganar dinero (poco probable)

  • Acercarse a la música, su ciencia, sus variantes a través de este instrumento por su versatilidad

  • El elemento de influencia: vídeos, discos, conciertos que te motivan a empezar.

Personalmente siempre tuve claro lo que quería, por ello siempre disfruté con el simple hecho de afinarla y colocar mis dedos entre las cuerdas, de su sonido que puede ser desde dulce e íntimo hasta agresivo y electrizante… Por ello, los placeres que experimentarás irán en función de tus objetivos, todo es en función de lo que pretendas, y a veces los que nos dedicamos a esto nos perdemos por el camino, entre teorías y ejercicios, olvidándonos de esa energía magnetizante que nos acercó a la guitarra.

Empezando con la guitarra

Uno de los primeros pasos obvios es conseguir el instrumento. Si ya tienes uno mejor que mejor, si no es el caso compra uno que te guste y dedícale tiempo a la cuestión. Si alguien te puede asesorar mejor que mejor, pero recuerda una cosa importante: aquí, eres tú el que toca, por tanto, tú has de tomar las decisiones finales y decidir. Te digo esto porque, en tu viaje musical, lo primero que piensas es que hay una verdad guitarrística universal y que eres un ignorante de ella, cosa que muchos estaremos de acuerdo en que es falsa.

Existen diferentes criterios técnicos y también, sobre el instrumento. Haz caso si alguien te asesora con cariño, pero esa persona quizá desconoce que tienes la mano muy grande/ pequeña para esa guitarra, aunque los criterios de construcción sean de libro. Moraleja: ¡¡escucha!!…pero a tu instinto también.  Ahora voy y te pongo un ejemplo: existen grandes guitarristas que tocaron con guitarras “malas” pero que atendían a sus necesidades. Soy flamenco, así que mi ejemplo será Miguel Vega “Niño Miguel” recientemente fallecido. Escucha en el siguiente vídeo de YouTube por ejemplo, y verás que el sonido no se puede decir que sea lo más depurado del mundo. Sin embargo, a él le iba bien. Es indiscutible su talla artística, calidad técnica y por si fuera poco, esa guitarra barata le dio un sonido callejero, cercano a mucha gente que no tiene guitarras de 3000 Euros, le dio PERSONALIDAD: se le puede distinguir entre el resto de guitarristas. ¿Se puede pedir más?

 

Dónde estudiar guitarra

¡Rodéate de lo que buscas! Si es una academia, vale, si es de amigos que tocan lo que buscas, vale, si es aprendiendo de internet, vale, si es un conservatorio vale, el requisito es que esté acorde con tus deseos. ¿Por qué?, porque aunque tengas mucha ilusión se puede perder, y sobre todo al principio, necesitas ALIMENTAR tu deseo: ver, escuchar, tocar, fallar, frustrarte, aprender, pero de lo que tú quieres no de lo que un profesor te imponga ¿ok?

Por ejemplo, y vuelvo al flamenco, a un tal Raimundo Amador, estando en un ambiente genuino flamenco (las tres mil viviendas de Sevilla) le da por coger la púa y la guitarra eléctrica. Él ha sido el primer español patrocinado por la marca de guitarras Fender, y ha realizado giras con BBKing entre muchos otros. Resumiendo: que eches el resto en lo que quieres,

Un maestro tradicional, seguramente le hubiese dicho que el flamenco no es así. Advertencia: el mejor profesional de la educación, el mejor maestro, el que mejor te puede ayudar y promocionar no es siempre el que más toca o más reputación tiene. Tenemos la insana costumbre de no separar la enseñanza de la técnica, es decir, buen ingeniero, por tanto, buen profesor de matemáticas… ¡sabe mucho! Sólo unos poco de nivel avanzado podrán valorar, diseccionar la información, enjuiciar qué cosas son relevantes de su discurso y a qué nivel. Por el contrario, el que es buen profesional de la educación le da igual la materia a tratar.

guitarra y partituraDerechos de Depositphotos


Soy guitarrista flamenco profesional, siempre me ha apasionado todo tipo de músicas. Yo también estudié a los clásicos: Villa Lobos, Antonio Lauro, Bach, Tárrega, etc. Así como adaptaciones para guitarra española de Blues o Bossa Nova de Charlie Byrd o Roland Dyens. Lo menciono porque según el repertorio preferido por ti, así deberás elegir entre guitarra flamenca, guitarra clásica o eléctrica. No obstante, un buen músico por definición tiene amplitud de miras o en este caso amplitud de oídos para escuchar todo tipo de música e influenciarse por ellas.

Uno de mis maestros, Jerónimo Maya, gitano y sin formación académica, moría escuchando a los Beethoven, Django Reindhart o Michael Jackson. De ahí que unido a su experiencia flamenca integral, tenga un sonido fresco, moderno, y renovador dentro de la pureza de sus bases gitano-flamencas. De hecho, muchas de sus virtuosas y personales técnicas surgen como resultado de querer imitar técnicas de púa, o en otros casos, emplear juegos de contrapunto extraídos de la guitarra clásica (empleo de juego de voces).

Como he mencionado antes, la elección de un buen profesor que sepa enseñar será fundamental. Si algo aprendí en la universidad cuando estudié Magisterio, es que el espíritu crítico será de las mejores cosas que te puedan inculcar. Es lo que hace cuestionar los valores de una sociedad haciéndola avanzar. Por tanto, creo que es un buen consejo también para la música, aunque tener la guía de un maestro sea de gran ayuda, resérvate un huequecito para ti. Pregúntate: “¿qué me parece esto?, ¿me sirve?, ¿estoy cómodo?, ¿disfruto? o ¿este trabajo me servirá para alcanzar unos objetivos más altos?

¿Conservatorio, academia o profesor particular?

Hoy día las enseñanzas regladas se están abriendo al flamenco y al jazz, amén de otras músicas modernas. Si tienes intención de ser profesional o simplemente es tu deseo de antaño estudiar música de una forma académica métete en el conservatorio, sea la música que sea. Si por el contrario tienes muy claro que sólo te interesa a nivel interpretativo (tocar), busca mejor un profesor particular o monta un grupo. En ambos casos: el hecho de que tengas una formación académica no te garantiza mucho más que un papelito que dice que estudiaste. Por tanto, si no aprovechas bien el tiempo, le cedes toda la iniciativa a un plan de estudios y no te mueves en otros ámbitos fuera del conservatorio te doy muchas opciones de ser funcionario público 🙂 (en el caso de que quieras dedicarte profesionalmente).

He visto guitarristas callejeros amateur marcando ritmos que muchas personas tituladas no seguirían siquiera dando palmas. ¿La teoría? Creo que es enriquecedora y que puede tener gran aplicación…”para violar las reglas, primero has de conocerlas”. Con la historia adquieres perspectiva temporal de la música, los discos y grabaciones nos acercan a ello. La teoría de la música, te enseña el lenguaje occidental, sin ello será más difícil comprender las diferencias con otras músicas. La armonía en un triunfo indudable de la música occidental, es otra dimensión fundamental. Apréndela y aprende cómo improvisar: con ello te acercas a ti mismo y a tu faceta creativa.

La motivación y los hábitos como motor del aprendizaje

Empezaré este apartado diciendo, que lo que enseño a mis alumnos en última instancia es a no depender de mí (espero que mi economía no se resienta por ello), es decir, a desarrollar su propio criterio que en cualquier caso deberá estar justificado…¡¡ Justifícate!! Si viene alguien y me dice yo quiero aprender a tocar bulerías, improvisar, leer partituras, etc. le pregunto “¿por qué?”: “porque tengo un grupo, porque escuché tal o cual disco, etc.”  Esto tiene mucho valor para mí ya que será el motor de una clase: la motivación. Rechaza lo que te aleje de ella si no es de forma justificada.  En el caso de que quieras simplemente aprender desde cero, cosa rara desde mi punto de vista, el objetivo de profesor y alumno será encontrar esa fuente de inspiración.

Voy a incluir un tópico: “la música es muy difícil, muy sacrificada, muchas horas de toda tu vida que aún así, no te aseguran nada. Ingrata también, competitiva-siempre hay alguien mejor que tú…”  Bien, lo siento si llamo amargados a los que emplean esos términos, pero casi cualquier persona con dos dedos de frente pensaría que hay que estar loco para meterse en semejante empresa. Los complicados son los músicos, no la música, que es un regalo para nuestros sentidos. No conozco buenos profesionales que no sacrifiquen cosas por su actividad. La pregunta es: ¿es un sacrificio? Si es un sacrificio, querido amigo te digo que la vida son cuatro ratos como para sacrificarlos a cambio de la gloria de la eternidad, (menos egos por favor).

El otro día por arte de magia, me encontré en un garito brasileño a un guitarrista que sólo había visto en videos, que fue años atrás, maestro de un alumno mío. Resulta que el tipo es un guitarrista que ha dado conciertos a nivel internacional, podemos decir que tiene su propio show, toca jazz, música brasileña y clásico. Me encantó conocerle, porque con sus vídeos aprendí algo importante: disfrutaba y sonreía mientras interpretaba sobre un escenario. Me lo encontré porque entre concierto y concierto, buscó un garito más pequeño para tocar que es lo que le gusta, aunque le pagasen menos. Su nombre: Robson de Miguel. Métete con la guitarra o con la bioquímica, pero disfrútalo, pues de ese modo el supuesto sacrificio se transforma en pasión por lo que haces, créeme, no es lo mismo…

Último punto de este capítulo: ya que vamos a empezar con la guitarra, vamos a desarrollar hábitos higiénicos desde el principio. Tocar junto a otras personas es muy importante, pues naturaliza el fenómeno musical que luego la gente se amilana en los escenarios. Toca en diferentes lugares: sofá, terraza, parque, diferentes tipos de sillas, no te acotes antes de empezar, con gente, sin gente, en el cuarto de baño que suele haber una resonancia motivante… 😉

Aspectos sobre la técnica en la guitarra

Una vez que tengas un buen instrumento y hayas conseguido a alguien que guíe tu aprendizaje, nos ponemos ya de verdad de la buena a practicar. Mi campo es la guitarra flamenca, pero gracias a los vídeos de youtube me he dado cuenta que el tema de la posición es universal,  también en la guitarra clásica (universalmente variopinto quiero decir 🙂 ). Así, unos cruzan las piernas, otros las ponen una encima de la otra (véase Ricardo Gallén), otros se ponen un pedal (Manuel Barrueco o Manolo Sanlúcar) y otros utilizan el gitano (estructura que permite alzar la guitarra estando sentado de manera corriente). Por lo tanto querido amigo, ve probando evolucionando, sabiendo que no hay una verdad universal. Lo importante es tu comodidad y que no se dañe tu espalda.

Dentro de las técnicas de la guitarra flamenca destacamos el arpegio (que es similar al clásico), picado (punteo staccato), trémolo de 4 notas; dentro de las técnicas genuinas flamencas encontramos el pulgar y la alzapúa, que tienen como característica la posición de muñeca hacia fuera, y la mano va al puente de la guitarra.

También los rasgueos propios del flamenco, cada guitarrista suele personalizarlos y se caracterizan por tener un fuerte ataque así como sentido rítmico proveniente del acompañamiento al baile. Dentro del rasgueo, podemos catalogar los que emplean pulgar (abanico) con sentido de tresillo y los que no (con sentido de semicorcheas o cinquillos, si se emplea el dedo meñique), en donde los dedos rasguean hacia abajo con el único retorno del dedo índice hacia arriba.

Sobre la guitarra clásica y disculpa si no me extiendo, pero hay gente que sabrá más. Te aconsejo que aprendas a leer música y a digitar. Los estudios reglados para esta música creo que son la mejor opción, sin olvidarte de emplear tu intuición y sentido crítico: por ejemplo, si tu profesor te dice que el trémolo es con tres dedos, dile que vea a Ana Vidovic, tremolando a dos (empleando exclusivamente los dedos índice y medio).

En resumen…

Recuerda qué es lo que te impulsó por primera vez a desear tocar, diseña un plan de acción acorde con lo que buscas y diviértete haciendo lo que te gusta, con espíritu crítico, sin olvidarte de tu intención primera, que posiblemente te ayudará a tomar decisiones.

¡¡Ánimo!!

Pablo Vega

Pablo Vega

Soy guitarrista flamenco y músico en todas sus facetas.
Pablo Vega

Latest posts by Pablo Vega (see all)

Deja una respuesta

*

9 comments

  1. Víctor

    Que grande eres caballero. No podían ser menos tus palabras.
    Si hay que titular de alguna forma lo que he leído lo titularía “Sendero y tú ”
    Un amigo.

  2. Pablo

    Me alegro que te haya gustado y por haberlo leído también.
    Recibe un abrazo desde Madrid 🙂

  3. enrique chicoy garcia

    Genial amigo, coincido en todo lo que dices, y me gustaría resaltar esto: “necesitas ALIMENTAR tu deseo: ver, escuchar, tocar, fallar, frustrarte, aprender” Si, totalmente de acuerdo, ese es el camino, el único camino…Personalmente me inicié en el flamenco hace tres años, y la verdad es que echo la vista atrás y no han pasado más de tres días seguidos que no haya cogido la guitarra, supongo que ya se ha convertido en una necesidad, y por supuesto que se sacrifican cosas, pues en la vida hay que elegir, y por tanto descartar, pero si lo que hemos elegido es aquello que nos apasiona, brindemos por ello entonces y que todos los sacrificios se hagan por aquello que más amamos. Un abrazo compañero

  4. david

    Muchas gracias Pablo Vega con tan larga y extensa pero muy bien explicada orientacion a la guitarra flamenca , me a sido de mucha ayuda .
    Le comento:
    tengo 43 años y desde muy joven me a gustado la guitarra y el cante flamenco , me casé muy joven y enseguida vino los descendientes , ahora ya son adolescentes y ME TOCA a mi quiero comprarme mi guitarra y apuntarme a una academia .
    Necesito un favor Pablo … me estoy volviendo loco viendo guitarras y de presupuesto no ando muy allá , e estado viendo la alhambra z o la admira monica tambien e ido a visitar la tienda de Daniel gil del avalle ( fabricante de guitarras en granada ) hay una que me cobra 3,30€ y no se si me servirá
    http://www.gildeavalle.com/#top
    Bueno ya que usted es el Maestro pues me gustaria que me aconseje
    MUCHISIMAS GRACIAS

    • Pablo Vega

      Hola David. Me alegra saber que te gustó el artículo y que deseas involucrarte para arrancar la aventura. Mi consejo a la cuestión que me planteas: unas guitarras que se están construyendo en China me parece, a bajo coste pero reconozco que un buen resultado calidad/precio. En la etiqueta pone guitarras Martinez, y están entre los 200 /300 Euros.

      http://www.baffincibeles.com/tienda/?controller=category&path=35_58

      La he encontrado por internet, mira que suerte. La tiene una alumna y me gusta como suena. Te aconsejo que la pruebes primero ok?

      Gracias a ti y un abrazo

  5. Rocío del Olmo

    Fantástico post, sin palabras. Enhorabuena por él, Pablo.
    Me ha encantado que aportes esta visión de la enseñanza tan alejada de unas “leyes universales” que dicten cómo se ha de aprender un instrumento. Yo soy profesora de piano y aplico buena parte de lo que hablas, siempre teniendo en cuenta los objetivos y las motivaciones de mis alumnos. La teoría y la partitura es una herramienta más al servicio de la música, y como músicos hemos de aprender a utilizarla correctamente cuando toca. Integrar esto en el aprendizaje, además de aprender a escuchar a nuestros alumnos, es primordial.
    Increible artículo, un placer conocerte Pablo.
    Comparto.
    Besazos desde Valencia.

    • Pablo Vega

      Hola Rocío, es la primera vez que escribo y me reconfortan muchísimo comentarios tan positivos y afectuosos. En mi opinión, la enseñanza , más la especializada en lo musical, no goza del reconocimiento que merece (los recortes sufridos en estos años dan buena prueba de ello). El caso es y paradógicamente, que tiene un lado positivo: al no prestarse demasiada atención, nos da a los profesionales libertad de actuación para probar, experimentar y recrearnos.

      Gracias compañera! Saludos

  6. juan carlos

    hola pablo.en primer lugar,gracias por escribir este articulo.no se escribir muy bien perdona.
    me gustaria que me esplicaras por que me esta pasando lo sigiente.
    empeze a tocar la guitarra flamenca hace unos 12 años.con una pasion tremenda.e tenido profesores de muchos niveles.e tocado en varios grupos rumberos etc.no soy un virtuoso,pero me e defendido muy bien en los escenarios ( a nivel local por supuesto ) y desde hace sobre un año.e dejado de tocar,absolutamente nada.no tengo ganas ni de verla,me atreveria a decir que incluso la creo odiar. pero en el fondo cuando veo el estuche pienso en las horas que le e dedicado dejando el tiempo de mi familia el mio mismo.algo me dice que vuelva a tocar.pero por otro lado de mi interior otra cosa muy rara me dice que lo deje,que no pierda mas tiempo de mi vida .para que ,por que ya se te a pasado el arroz. y al ser de un pueblo de alicante,la aficion por aqui no es muy grande.en fin pablo gracias si has leido este royo de un compañero que no se aclara ni el.un saludo y si puedes vuelve a publicar cositas de estas que estan de cine para la jente que se esta motivando con el instrumento.

    • Pablo Vega

      Hola amigo Juan Carlos. Pues es una alegría muy grande tu comentario,porque pienso que hay aficionados y profesionales también que se pueden sentir muy identificados con este sentimiento contradictorio que genera la práctica del instrumento. Permíteme que te diga, que lo que te está pasando es una faena muy gorda de la que hay que huir, que no le suele pasar a casi nadie y que no tiene solución. Venga va!ahora en serio… No conozco a NADIE que no le haya pasado eso tío. Son fases como la vida misma, la voz que te dice que no toques y que se te ha pasado el arroz es el ego del guitarrista, y la que te dices que te lo pasas fenomenal y que quieres volver es la intuición y la afición. Sí amigo,a mí también me ha sucedido pero estamos aprendiendo de los errores: 1. Lo que te sucede es absolutamente normal 2. Cuando practicamos y nos frustramos porque algo no sale la guitarra nos devuelve esa frustración,así que intentar frustración 0 con la guitarra en la mano,en el momento que aparezca se guarda en el estuche 3. Hay muchas maneras:durante esta etapa sin practicar,se puede escuchar discos,videos de youtube,ir a conciertos,leer sobre música,historia(el gran Mario Escudero, compositor de esa Bulería que toca Paco de Lucía:Ímpetu, era alicantino), etc. 4. Puedes probar con la composición de tu música o desarrollar nuevos sonidos…
      Espero que te sirva amigo,gracias nuevamente y un abrazo!

      Pablo Vega

      PD. Si tienes alguna sugerencia de qué podría tratar un nuevo artículo lo tendré en cuenta.

Next ArticleEntrevistando a Rafael Aguirre: la guitarra como puente entre distintas músicas