manu grande pianista

Entrevista a Manu Grande: “No entiendo hoy en día a qué viene tanta especialización”

Hoy entrevistamos a Manu Grande, un pianista zaragozano que no tiene ningún problema en reconocer que el mundo de la interpretación de música clásica se queda demasiado pequeño para él. Manu se ha acercado a la composición, a la dirección de orquesta, a los arreglos, al jazz, e incluso al pop. Sin duda el perfecto ejemplo de músico polifacético, abierto a tirar muchas de las barreras que artificialmente se han ido creando en el mundo de la música.

Ah, y también es miembro de Emusicarte 😉

foto1 Foto 1. Manu Grande

 

Hola a todos. Inicio la entrevista dando las gracias a mis queridos amigos de Emusicarte. Es todo un placer estar aquí y os animo a que sigáis con vuestra magnífica labor.

Muchas gracias, Manu. Encantados de tenerte aquí. Vamos a comenzar por el principio. ¿Cómo empezaste a tocar el piano y cuándo decidiste que querías dedicarte a ello?

Mis primeros pasos con el piano fueron sencillos y empecé a chafar teclas porque realmente me gustó desde el principio. Siempre he querido hacer mi vida con música, así que en ese aspecto lo he tenido todo muy claro desde niño. No hay más.

Has estudiado piano en Zaragoza, pero también te has interesado por otros instrumentos como el chelo y por otras disciplinas como la dirección de orquesta ¿Qué te han aportado como pianista?

 

He sido siempre una persona muy inquieta. Todas disciplinas artísticas están más estrechamente relacionadas de lo que pensamos. No entiendo hoy en día a qué viene tanta especialización. ¿No era acaso Schoenberg pintor? ¿Se puede adentrar uno en la música de Schumann sin leer la poesía de su época? ¿Puedes acaso entender la música tardía de Scriabin sin haber oído de la teosofía?

Como decía José Ortega y Gasset “La máxima especialización equivale a la máxima incultura”. Esta frase resume todo perfectamente.

Personalmente, el chelo me ha aportado la posibilidad de entender toda clase de cuestiones técnicas y musicales de la cuerda (un trabajo excelente para luego trabajar con la cuerda música de cámara). También me ha ayudado a crear la sensación de legato en el piano, lo que a mi parecer, es lo más difícil del piano.

Estudie dirección de orquesta con Maximiano Martínez, quien para mí ha sido siempre un gran maestro. En cuestiones teóricas es el músico que más me ha formado.

 

Tuviste la oportunidad de vivir un año en Viena con una beca Erasmus. ¿Qué puedes contar de tu experiencia allí? ¿Cuáles fueron las cosas que más te sorprendieron?

 

brahms vienaFoto 2. Retrato de Brahms en la casa de Haydn (Viena)

 

Viena ha sido la mejor experiencia de mi vida. Como previo a la respuesta y antes de centrarme en lo puramente musical, si me lo permiten diré que el Erasmus es la mejor experiencia de la carrera

Por un lado tener el privilegio de estudiar en la Universität für Musik und darstellende Kunst Wien ha sido un sueño para mí. Nunca imaginé que podría estar en esas aulas históricas con un profesorado tan docto y experimentado.

Me gustaría contar dos experiencias que me sorprendieron en el Erasmus.

1) Tuve la suerte de estudiar con Klaus Maetzel acompañando a un compañero de Erasmus de violín. Resulta que este profesor emérito (legendario violinista del cuarteto Alban Berg) daba las clases usando además manuscritos de compositores. Comparaba los manuscritos con las ediciones y las diferencias son enormes. Esto me ha servido para ahora siempre intentar tener copias de manuscritos (si es posible) de las obras que trabajo. Me resulta fascinante y exótico este trabajo. ¡Qué difícil resulta descifrar a veces a Brahms! ¡Qué curiosa es la doble barra final de algunas obras de Scriabin!

 

Scriabin masqueFoto 3. Extracto de Scriabin op.63 “Masque” con su particular doble barra final.

2) La segunda anécdota que me dejo impresionado ocurrió en la clase de Stefan Gottfried. Nos enseñaba instrumentos de tecla “antiguos”. Como por ejemplo, los pianos de la época de Beethoven. Ésta es una de esas asignaturas que se deberían impartir en España y que resultan esenciales para comprender la música para teclado anterior a 1820 (a partir de esta fecha es ya bastante parecido con el piano moderno actual). Resulta que Stefan, quien es el clavecinista de Harnoncourt hoy en día, nos hacía improvisar música barroca principalmente hasta que al final acabamos tocando “Spain” de Chick Corea. El nivel y el estilo que demostraba Stefan Gottfried tocando desde música antigua hasta jazz eran colosales. Quería ser como él y moverme como pez en el agua con cualquier tipo de música.

 

Al hilo de la improvisación, que sin duda la hemos dejado demasiado de lado: desde hace tiempo compaginas tu formación en piano clásico con tu interés por el jazz y por músicas modernas. ¿Cómo lo haces y qué papel representa cada música en tus proyectos actuales?

 

Actualmente representa un papel bastante grande, y cada vez mayor. No me ha importado nunca el estilo, sino el contenido. Son muchos los músicos de jazz y músicos de músicas modernas que me han enseñado todo un mundo.

 

¿Cómo ves su relación con la música clásica? ¿Cómo piensas que podríamos hacer para reducir las fronteras entre ellas?

 

Últimamente no sigo el protocolo de los conciertos de música clásica. Me gusta interactuar con el público. Poder explicar brevemente en dos minutos la obra que se va a tocar es muy agradecido para cualquier público. También es posible mezclar un concierto con otras disciplinas artísticas.

En realidad, estamos en un momento de innovación para la música clásica. Y este proceso va a ser creativo, necesario y sacará proyectos muy interesantes. A la vez, también se dará una fusión de las artes y comenzarán a extinguirse las “especializaciones”.

El otro día vi un vídeo que me fascinó. Es un poema de José Ángel Buesa leído por Rafael Turia con el segundo movimiento del op.73 de Beethoven. Tres minutos muy intensos. Sólo por poner un ejemplo. Un buen ejemplo.

Vayamos al grano. Hoy en día la música clásica busca un público nuevo. Y si no lo hace morirá. Lentamente e grave. Los primeros que debemos cambiar somos los músicos. Cada uno que decida.

 

Hace poco has grabado un disco con standards de jazz en versión de violín y piano ¿Cómo surgió el proyecto y cómo lo habéis llevado a cabo?

 

A decir verdad, cada vez me gusta más. Resulta provocador. Una formación típicamente clásica tocando standards de jazz. ¿Por qué no? La idea surgió entre Joan y yo. En nuestros conciertos también explicamos brevemente los standards de jazz antes de tocarlos (algunos tienen una historia muy curiosa). Los conciertos que hemos ofrecido han tenido muy buena acogida. El proyecto ahora se encuentra algo parado por problemas inesperados pero resurgirá en cuanto se pueda.

 

blue sonateFoto 4. Portada del disco “Le Blue Sonate”.

También eres fundador, compositor y arreglista en Gran Carvin, un grupo con el que habeís sido nominados a los premios de música aragonesa. ¿Cómo surgió esta agrupación?

 

Gran Carvin está siendo una gran experiencia. Me está descubriendo la música Pop. Imagino que la cara de algún lector ahora será de limón. Limón muy amargo. Pero se equivocan. No sé además porque en seguida relacionamos la música Pop con música inculta, o música fácil, etc,…

El ambiente es fantástico. La idea inicial surgió entre Jesús Viñas, Juan Suarez y yo. Cada músico de Gran Carvin tiene sus influencias y proviene de distintos estilos de la música, lo que creo que nos ha hecho conseguir un grupo con un sello muy personal.

Aunque todavía he de reconocer que soy un novato, me estoy adentrando en los sintetizadores. ¡Qué mundo tan desconocido para los pianistas “clásicos”! ¡Qué gran descubrimiento para mí! Y lo bien que me lo paso con ellos…

 

Gran CarvinFoto 5. Gran Carvin

 

¿Qué otros proyectos tienes para el futuro? ¿Música moderna, electrónica? ¿Dónde te ves de aquí a cinco años?

 

No tengo ni idea. Como ya dije antes, soy inquieto. Dependerá de la inquietud que tenga en ese momento. Cinco años son muchos para predecir qué será de mí.

De momento quiero seguir con los proyectos en los que estoy. Este año acabo la carrera de piano en el CSMA. Después ya se verá. También estoy empezando a escribir. Tengo un boceto de una posible novela. No quiero decir mucho más ya que todavía sólo tengo una pequeña célula. Creo que no me voy a limitar sólo a proyectos musicales.

Por cierto, una de las últimas novelas que más me impactaron y leí hace poco fue “El malogrado” de Thomas Bernhard. Hace referencia a Glenn Gould. Muy recomendable.

 

el malogrado bernhardFoto 6. El malogrado de Thomas Bernhard

 

Muy interesantes todos tus proyectos. ¡Te deseo mucha suerte con ellos! Por último, ¿qué consejos le darías a un músico que está iniciando los estudios de Grado Superior para su futura carrera profesional?

 

Que tenga también sus propias inquietudes. Ganas de aprender e ilusión. Que no se limite a estudiar ocho horas al día un instrumento. Que tenga paciencia y no se desanime, ya sabéis, las cosas del espacio van despacio.

Coda: Que juegue y que sea feliz.

 

 ¡Muchas gracias!

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

8 comments

  1. Gran pausa

    Un músico muy emprendedor! Esperemos que sirva de ejemplo para futuras generaciones

    • Sin duda! Vosotros sois también un buen ejemplo de músicos emprendedores 😉 Lo importante es no estar quieto.

      Un saludo!

  2. ferran

    Hola Manu.
    Creo que llegar a poder dominar un instrumento a lo largo de una vida, és utopia, asi pues la especializacion es necesària para centrarse en un solo instrumento y mas en est e mundo tan competitivo, para poder ser el mejor en ello,”aprendiz de mucho maestro de poco “.Saludos.

    • White Rider

      La especialización es necesaria pero no prioritaria para salir adelante como músico en las circunstancias actuales donde todo cambia y se entremezcla con tantísima rapidez.
      La especialización tiene un coste hoy en día mucho mayor que hace años, especialmente de oportunidad. Si estás dispuesto a (o puedes permitirte) pagarlo, estupendo, pero si hablamos de abrirnos camino en un mercado tan fluctuante, la especialización entraña un riesgo que hay que valorar frente a las posibilidades que da en su lugar la versatilidad.

      • Estoy completamante de acuerdo White Rider.

        Me gustan mucho tus comentarios. Tienes también un blog?

        Saludos!

  3. Diana Capera

    Interesante entrevista. Ya me había leído la novela “El malogrado” y la recomiendo también, pues muestra las caras contrastantes del ser “músico”… pienso que la clave está en que hagamos lo que hagamos, tomemos el camino o caminos que tomemos seamos siempre fieles a nuestra esencia, a lo que somos y si podemos compartir y cultivar esa esencia con los demás ¡¡ mejor aún!! 🙂

  4. Fernando Alonso

    La labor que hacéis dando a conocer la experiencia en el ámbito profesional de otros músicos es fundamental para todos los que acabamos de estudiar y comenzamos ahora a sacarnos las castañas del fuego. ¡Gracias!!!!

Next ArticleNueva sección en Emusicarte: Conecta con tu audiencia