Óscar Escudero con un diapasión

Estudiar doble especialidad musical: instrumental y teórica, con Óscar Escudero

Óscar Escudero (Alcázar de San Juan, 1992) es de estas personas que nunca sabes exactamente dónde paran pero que estás seguro de que estará trabajando en algo. Y no es para menos: acaba de titularse en Zaragoza en dos carreras superiores: oboe y composición, y actualmente se encuentra en la Residencia de Jóvenes Creadores Antonio Gala en Córdoba. Fuimos compañeros de carrera en el CSMA y estudiamos también con el mismo profesor, el compositor Jesús Rueda. Siempre con una conversación muy interesante, esta vez (aunque de forma online) no podía ser menos: en esta entrevista nos desvelará los trucos, o no tan trucos, para conseguir terminar una doble especialidad instrumental y teórica; nos explicará también cómo le ha influido una especialidad en la otra y nos contará los planes de futuro para cada una de ellas.

 

Óscar Escudero debajo del agua.

Óscar Escudero con un diapasón completamente sumergido en una piscina. Foto por Antonio Meco.

 

Aclaración: Varias personas me han preguntado que por qué etiqueto la composición como teórica: la composición tiene tanto componentes teóricos como prácticos; el proceso de composición como tal es esencialmente teórico y abstracto, en cambio el estudio de un instrumento es mayormente práctico aunque haya elementos también teóricos o de abstracción, como la interpretación en si misma antes de llevarla a la práctica. He diferenciado muy a grandes rasgos estos dos tipos de carreras por la forma de estudio, sin entrar a valorar detalles que matizarían dicha afirmación.

 

¿Por qué elegiste hacer dos carreras a la vez aún sabiendo lo complicado que iba a ser sobre todo los últimos cursos?

En realidad se trató de una decisión que asumí de una manera muy natural. Cuando me encontré rellenando la solicitud para las pruebas de acceso, de repente me di de bruces con un impreso que me preguntaba si era intérprete o compositor, una cuestión que jamás me había planteado. El significado de lo que para mí (y, por otro lado, también para decenas de miles de personas más) es ser músico, fue lo que me llevó a no cerrar mi formación en una u otra faceta.

 

¿Hiciste las dos carreras para luego en el futuro elegir una?

No, precisamente porque no creía ni creo que una persona sea solo lo que estudia y menos cuando desarrolla su labor en cualquier disciplina artística; me explico. Los artistas somos aglutinantes, ofrecemos un testimonio de nuestra experiencia que es, inseparablemente y con matices, la de nuestros contemporáneos. En mi actividad como compositor influyen mis horas con el oboe tanto como mi pasión por el sashimi y, si lo estudiara, el conocimiento del ruso. Nuestro deber es el de sumar para posteriormente asociar, no el de abarcar para después restar.

 

Por lo tanto, y uniéndolo a tu primera respuesta, prefieres una formación más completa que una especialización.

Creo en los grises. Entiendo que el nivel técnico que debemos aspirar a alcanzar debe ser muy alto y también que ello es compatible con la no-anulación del otro impulso creativo. Sobre todo hace falta flexibilidad en los perfiles; que el compositor toque y que el instrumentista cree. Esto es, por desgracia, fácilmente confundible con la idea de llenar los planes de estudio con miles de asignaturas que terminan por hacer estallar la cabeza de los estudiantes… Aunque parezca mentira es una cuestión, sobre todo, de practicidad.

 

¿Qué te ha aportado a tu faceta de intérprete el hecho de haber cursado también composición?

Si tuviera que destacar algo por encima de lo demás, creo que sería un profundo sentido crítico. Al conocer el oficio de compositor se humaniza mucho más la música, se entiende la radicalidad de ese lenguaje que se nos presenta a los intérpretes codificado en las partituras. Por decirlo gráficamente, se sustituye el mármol con el que nuestras instituciones conservadoras han esculpido las efigies de los “grandes”, por su carne, su sangre y sus órganos.

 

Y viceversa, ¿qué te ha aportado a tu faceta de compositor el haber estudiado oboe al mismo tiempo?

En ese sentido, lo más importante ha sido un continuo contacto con la acción musical física. Hay problemas, de índole práctica, que están presentes en cualquier espectáculo performativo y con los que el compositor debe contar siempre para llevar a cabo una ejecución óptima de su trabajo. He oído comentarios acerca de que los compositores que desarrollan una labor práctica intensa (como la dirección, por ejemplo) ven mermada su creatividad por una supuesta “costumbre” en su labor artística, pero no es verdad. Que le pregunten a Bach si tocar el órgano o a Mahler si dirigir les restringía…

 

Óscar Escudero con Alfonso Gómez

Óscar Escudero con el pianista Alfonso Gómez, con el colaboró en la Akademie Schloss Solitude.

 

Desde luego se requiere una gran capacidad para establecer prioridades en el día a día. ¿Cómo conseguías organizarte y sacar tiempo para todo?

No hay más secreto que la necesidad. Cuando necesitas hacerlo, no te queda más remedio. Las penurias las saben los amigos…

 

¿Qué diferencias ves entre esas dos carreras a la hora del estudio personal en casa?

Desde luego, la similitud está en que necesitan cantidades ingentes de tiempo. En mi caso personal, suelo estudiar oboe a horas extremas y las centrales las ocupo con la escritura, siempre a pesar de los vecinos. Aún así, la gran diferencia es que compositor se es a tiempo completo. En cualquier momento tu mente está construyendo. Una parte del tiempo se dedica a escribir, esbozar; otra a reflexionar sobre lo que se está escribiendo y esbozando… y otra, desgraciadamente más importante aún, en porqué te estás dedicando a esto.

 

oscar escudero sentado en un banco

Foto tomada por Jesús Poveda.

 

Me acabas de sacar una sonrisa “incómoda” con esto último, completamente de acuerdo. Y ya que me lo has puesto en bandeja, te hago la gran pregunta: ¿por qué te dedicas a esto?

Yo lo he sentido siempre desde la sencillez. Creo que hay algo que une a todas las personas y es la de dar un testimonio lo más afortunado posible acerca de quiénes somos, de cómo percibimos nuestro paso por el mundo y de hacerlo extensible a los demás. Si lo miras bien, todos somos artistas potenciales.

 

¿Te arrepientes? ¿Hubieras preferido estudiar esas dos carreras por separado?

No. Tengo claro que el momento como estudiante de “grado” estuvo bien así. Ha sido una completa locura pero ahora hay que hacer otras cosas… No habría invertido 8 años en realizarlas por separado.

 

Una vez terminado oboe, ¿continúas tu carrera como intérprete? ¿En qué proyectos participas?

Sí. Una vez que sales del conservatorio se te presenta la cuestión de qué tipo de intérprete quieres ser y a mí me apetece explorar. En estos momentos, formo parte del Ensemble DRAMA!, del que habéis hablado en esta web en anteriores artículos, y realizo colaboraciones con algunas agrupaciones diversas, la última de ellas, la formación vocal Enchiriadis. Por otro lado, el oboe es mi instrumento y, como tal, es el medio con el cuento para experimentar con mayor profundidad mediante la ayuda de pedaleras, electrónica, etc.

 

Oscar escudero entre el ensemble drama!

Parte del Ensemble DRAMA!

Jorge Apodaca y Óscar Escudero

Jorge Apodaca (director del grupo Enchiriadis) junto con una componente del coro y Óscar Escudero.

 

 

Y la misma pregunta con la composición: ¿continúas tu carrera como compositor? ¿En qué proyectos participas?

Sí, también continúo. Este año tengo el privilegio de ser compositor residente en la Fundación Antonio Gala de Córdoba, un espacio de libre creación en donde desarrollaré varios proyectos este curso. En todos se apuesta por la multiperformance, es decir, por la confluencia necesaria de varias artes que conformen el ADN de cada propuesta. Hay que darle al público la visión de una realidad social actual, y esa idea es inseparable de la búsqueda de nuevos espacios y cauces que empaticen con ellos. [Hablaremos próximamente con Óscar acerca de su experiencia en la Fundación. Si quieres estar informado, suscríbete al Blog en la parte derecha]. Actualmente trabajo en una pieza muy loca para el Trío Musicalis, una formación compuesta por integrantes de la ONE, con la que el trabajo promete ser muy estimulante y, al mismo tiempo, estoy comenzando con una obra especialmente ambiciosa para voces femeninas y electrónica que verá la luz el próximo año.

 

¿Qué es eso de una pieza muy loca? 🙂 ¿Puedes adelantarnos algo?

Bueno, con “loca” más bien me refiero a “hiperactiva”. Es una obra que trata a los instrumentos como puro decorado teatral. Una pieza breve pero que pretende encarnar el paso de una escritura sólida a otra líquida y otros conceptos que voy poco a poco perfilando; espero que nadie resulte herido.

 

oscar con partitura desintegrations de murail

Óscar ‘Desintegrando’ a Murail.

Óscar Escudero en Suecia

Óscar Escudero en Malmö, Suecia, poco antes del estreno de su obra ‘Blood(y) Money’.

 

 

Si alguien está pensando en hacer una carrera teórica y práctica a la vez, ¿qué le dirías?

Lo primero, por supuesto, animarles a que lo hagan si es lo que su intuición les aconseja. El resto es una cuestión de tesón. En mis años de estudiante en el CSMA hemos sido varios los que hemos cursado doble especialidad y es algo factible. Por supuesto, exige el doble de dedicación y uno puede imaginarse qué significa eso. Ojalá las programaciones estuviesen diseñadas para poder allanar un poco el camino a este tipo de perfiles, lo cual, por desgracia, no ocurre. Sin embargo, los profesores, al menos en el entorno que he conocido, siempre han sido condescendientes y han entendido las circunstancias que envuelven al hecho de afrontar las dos carreras a la vez.

 

Bueno Óscar, muchas gracias por esta entrevista y por toda la información que estoy seguro servirá a muchos músicos cuando llegue ese momento de elegir los estudios. Recordamos también a los lectores que si quieren estar al tanto de futuras publicaciones pueden suscribirse a este Blog en la parte derecha de esta página.

Gracias a ti, Ismael y ¡felicidades de nuevo por Emusicarte!

Ismael Palacio

Compositor nacido en Zaragoza y residente en Lund, donde estudio un máster en composición con Luca Francesconi. Programador web y cofundador de Emusicarte.

Deja una respuesta

*

Next Article10 ejemplos de músicos emprendedores 3/3: España