futuro recortada

El futuro de la música, el arte y la cultura

La palabra futuro tiene cierto magnetismo. Miles de predicciones tratan cada día de visualizar lo que viene, lo que será, no será y lo que podría ser. Resulta aventurado hacerlo en un mundo donde en tan poco tiempo cambian a gran velocidad nuestros hábitos, nuestra forma de hacer y pensar, de entender el mundo y entender nuestro papel en él . No obstante, aquí tienes mi visión. Con ella trato de analizar el papel que tendremos en este nuevo mundo que se acerca cada vez a más velocidad.

visualizando futuroDerechos de Depositphotos


Puede que te hayas preguntado alguna vez si fue la mejor opción estudiar una carrera artística. Puede que en alguna ocasión te hayas cuestionado qué hubiera pasado si hubieras elegido una profesión “más segura”, con “más salidas” y con “mejores perspectivas”. Yo lo he hecho, he tenido dudas y he considerado otras opciones. No obstante, al final siempre pesaba más mi identificación con cualquier aspecto relacionado con la música. En estos días, creo que pocas personas no se han planteado este tipo de preguntas, estén donde estén y hagan lo que hagan. En un mundo con cientos de posibilidades, elegir entre ellas no siempre es fácil. El famoso “miedo a la libertad”. En cualquier caso, si estás leyendo esto es porque de algún modo elegiste “este camino”.

Pese a la aparente calma que pretenden transmitir políticos e instituciones, muchos somos los que vemos cómo el mundo que hemos conocido avanza hacia grandes cambios estructurales. El nuevo modelo no tardará mucho en llegar. La Revolución Industrial supuso un antes y un después y así lo está haciendo Internet, sin duda una herramienta de la que apenas hemos empezado a ver las posibilidades que encierra.

 

El fin del trabajo tal y como lo conocemos

 

En nuestros días, el problema de la escasez de trabajo, especialmente en países con estructuras más débiles como España aparece como uno de los asuntos más importantes.

No obstante no es un problema que afecte solamente a nuestro país. En muchos otros lugares está pasando lo mismo. Muchas personas estudian múltiples carreras y másteres en lo que se ha convertido en parte en una “inflación” de títulos: donde antes un primer ciclo era más que suficiente, ahora se completa con un máster y múltiples postgrados “porque es mejor tenerlo que no tenerlo”. Títulos que en muchos casos no responden a inquietudes de los que los poseen, sino a buscar un mejor “pasaporte” a un puesto de trabajo. Incluso en EEUU, país visto aún como referencia por muchos existe una gran burbuja de créditos para estudiantes, que tras salir de la Universidad no encuentran cómo afrontar el escenario que se encuentran.

 

En cualquier caso y pese al turbulento estado de la cuestión soy optimista: creo que estamos en un estado de transición hacia un mundo donde cada vez será menos importante el trabajo visto como hasta ahora lo hemos conocido. Un mundo donde el tiempo pasará a ser un bien más abundante y donde el trabajo formará parte de nuestras vidas como una prolongación de nuestras inquietudes, sin esa necesidad de “ganarse la vida”, sino más bien de aportar algo útil a la sociedad y estar alineado con ello.


El siglo XXI: el siglo de la creatividad.

 

En este contexto, la diferenciación y distinción de cada persona será fundamental. El siglo XX fue el siglo de los procesos industriales. El siglo de la mano de obra industrial, en aquel momento necesaria para construir el mundo en el que ahora vivimos. El sistema educativo y las estructuras que nos han llegado se han ocupado de “igualarnos” a todos para poder adaptarnos a las necesidades de esta época que se termina. Ahora vemos que las cosas han cambiado: el talento y la creatividad es el bien más preciado hoy en día. La especialización ya no es suficiente, sino que destaca la capacidad de conectar campos muy diferentes e interrelacionar conocimiento. En este vídeo se explica muy bien, si todavía no lo has visto:

 

 

Mucho del trabajo que hay actualmente es susceptible de ser automatizado. Esto quiere decir que en este nuevo escenario, el arte en general y la música en particular pueden jugar un papel mucho más importante del que hasta ahora han tenido. Tanto por ser una actividad fundamental para el desarrollo de la creatividad en el contexto educativo, como por poder ofrecer multitud de propuestas de ocio para una sociedad cada vez con más tiempo disponible.

Mientras los nuevos tiempos llegan, hemos de tener paciencia y prepararnos para el nuevo modelo. Esto quiere decir también plantearse si lo que has hecho hasta ahora te prepara para ese futuro o si más bien pertenece a las antiguas estructuras. Los Conservatorios y Escuelas de Arte también han caído en muchos casos en esta creación de “artistas en serie” produciendo titulados para un mundo que ha cambiado y que demanda otras cosas.

El otro día hablaba de cómo Centroeuropa tiene también sus propios problemas. La competencia existe cuando haces lo mismo que muchas otras personas. Esto pasa en parte con el mundo de las orquestas sinfónicas, cuyo futuro tal y como lo conocemos está por ver. En cambio cuando empiezas a usar tu creatividad y a ser diferente la competencia deja de tener un papel tan importante. Hoy más que nunca somos lo que hacemos, no lo que pone en el título académico que hemos obtenido.

 

7 consejos para afrontar esta época de transición

 

Mientras duran todos estos cambios te dejo siete consejos para afrontarlos y encontrar tu “elemento”, como dice Ken Robinson:

 

  • Invierte en ti mismo: lee, no dejes de aprender y desarrolla tu curiosidad.

  • Invierte en experiencias en lugar de cosas materiales.

  • Aprende idiomas, en especial inglés. Gran parte de la mejor y más actualizada información está en inglés. Podrás comunicarte además con muchas más personas.

  • Aprende de campos que creas útiles y sigue tu intuición. No hagas un máster si no estás seguro de que te va a aportar algo. Estudia más allá del título que obtengas.

  • No te endeudes: ya hemos visto qué ha pasado con el crédito fácil estos años atrás. No cometas el mismo error.

  • Si estás estancado/a y no ves salidas, haz cambios, sal de tu zona de confort y prueba cosas distintas.
  • Recuerda que el mundo es muy grande: viaja y toma ideas de otros lugares. Interrelaciona todo lo que aprendas con lo que ya conoces.


Esta es mi visión del papel que puede jugar el mundo artístico y musical en el futuro.  ¿Cuál es la tuya? ¿Cómo te preparas para el mundo que viene?

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

2 comments

  1. Pingback: El futuro de la música, el arte y la cul...

  2. Pingback: El futuro de la música, el arte y la cultura – Emusicarte | MISIONARTE

Next ArticleSección de profesores particulares de música (actualización)