clasnext

Reportaje ClassicalNext en Viena 2/2: El futuro de las orquestas

¿Ya has leido la primera parte del reportaje Classicalnext en Viena? ¡Vamos allá entonces con la segunda parte!

El panorama de las orquestas como tradicionalmente lo hemos conocido en las últimas décadas está cambiando. La orquesta con una plantilla estable y una programación a lo largo del año como actividad principal y casi exclusiva va a tener que hacer cambios para adaptarse a los tiempos que vienen.

ensembleFoto por Eric van Nieuwland


Lo primero de lo que se habló fue del claro retroceso en cuanto a número de orquestas y puestos de trabajo en Alemania en los últimos 20 años. En concreto 3 puntos destacados:

 

1) Se han perdido 37 orquestas y 2500 puestos trabajo, lo que supone más de un tercio de los puestos que había antes.

2) La expectativa sobre el papel de una orquesta ha cambiado. Como en otros muchos países, ahora esta más comprometida con labores pedagógicas y divulgativas.

3) El primer punto ha sido ligeramente compensado por un crecimiento de la especialización: ensembles de música antigua, con propuestas teatrales, música contemporánea, etc

 

Todo ello ha llevado también a una creciente colaboración entre distintas orquestas para realizar proyectos conjuntos en oposición al modelo competitivo tradicional.

En Francia destaca el objetivo de internacionalizar su asociación de orquestas para debatir problemas y encontrar soluciones comunes. Quieren integrar además los Ensembles independientes para evitar su aislamiento y crear una red de apoyo: cuando una orquesta desaparece, a menudo es noticia y hay debate sobre ello; no sucede así en muchos casos con ensembles y grupos más pequeños. En ese sentido se señalaba la dificultad de los Ensembles, al tener que competir en muchos casos en el mismo mercado pero con muchos menos apoyos.


¿Cuál va a ser el papel de una orquesta de aquí a 20 años?

 

Esta pregunta se planteó para todos los allí presentes. En general se destacó el papel de la identidad y la relación con la propia comunidad donde actúa la orquesta, a través de colaboraciones con escuelas, centros culturales y otras instituciones.

Una visión de la orquesta como un ente flexible en el que los músicos aparte de los propios conciertos se organizan en grupos pequeños y tienen actividades individuales representando a la propia orquesta. Un cambio de rol para los músicos, que ya no se limitan a tocar, sino que participan en proyectos culturales y musicales de todo tipo.

En España hay que decir que ya están poniéndose las pilas algunas orquestas, pero queda sin duda aún mucho camino por recorrer.

 

Cambiar la imagen de las orquestas

 

Se incidió también en la importancia del cambio de imagen de la propia orquesta a través del marketing: ¿qué percepción tiene la sociedad de la actividad de una orquesta? ¿qué ve el ciudadano de la calle?

En ese sentido se dieron varios consejos:

– Establecer alianzas con periódicos y publicaciones para que escriban sobre las innovaciones de orquestas y ensembles. Necesitamos que se conozcan, como contrapunto a la imagen tradicional.

– Ofrecer información poco conocida sobre actividades de la orquesta: educación, actividades complementarias, instrumentos, etc. Mediante storytelling acercar la actividad orquestal de un modo ameno y creativo para que el público lo comprenda mejor.

– Disponer de colaboradores y asesores que no tengan que ver con el sector musical para que puedan ayudarnos a tener una percepción externa de la imagen que comunicamos.


Inglaterra, un caso único


Por último, destacó la intervención de Mark Pemberton, director de la asociación de orquestas del Reino Unido, quien nos enseñó el siguiente estudio sobre la situación en Inglaterra.

Como puedes ver en el enlace, el número de personas que ha ido a conciertos y actividades musicales se ha incrementado en un ¡16%! desde 2009. No está nada mal, eso sí, con programas de captación de nuevos publicos y muchas entradas de precio reducido o incluso conciertos gratis. Aún así, un gran resultado sin duda.

Allí el gran reto llega como en tantos otros lugares con la reducción de financiación pública, que para 2016 se reducirá ¡hasta en un 30%!


Música clásica para público de +60: ¿tragedia o cambio?

conferenciaFoto por Eric van Nieuwland


Con este título se presentaba una de las últimas sesiones. Varias apuntes destacados:

  • El público más joven suele ir a conciertos de música antigua / música barroca.

  • El objetivo no puede centrarse solamente en renovar el público y atraer mucha gente joven. Hay mucho público potencial de las generaciones de +50 años que nunca ha ido a un concierto y puede empezar a interesarse en este momento.

  • En ese sentido, en Sidney al renovar una sala de conciertos acondicionaron el acceso para sillas de ruedas y personas mayores. De esta forma organizan conciertos por las mañanas a diario con una media de edad muy avanzada pero con una ocupación muy alta.

  • Hace falta tomar riesgos y experimentar, aunque no se obtengan buenos resultados a corto plazo. En ese sentido, la nueva programación de la OCNE o del CNDM parece querer apostar por este camino. ¡Les deseamos mucha suerte desde aquí!

  • El Wigmore Hall de Londres ha pasado de vender 120.000 entradas en 2005 a 200.000 en 2013. Entre otras ideas, utilizan social media, una “lounge” para gente joven y hacen conciertos introduciendo otros estilos sin renunciar a una gran calidad. Entre otros han tocado allí 2cellos, un dúo con formación clásica de alto nivel que toca música moderna.

 

En definitiva, hay muchas ideas por explorar.

Y tú, ¿por dónde crees que debe ir la sostenibilidad de las orquestas en España? ¿Qué nuevas ideas se te ocurren para atraer nuevos públicos?

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

5 comments

  1. Musico

    Pues yo pienso que es horroroso el panorama. Si en vez de educar mejor al publico hay que degradar la musica o al musico, vamos por muy mal camino… Es realmente lamentable.

    • Hola Musico,

      Me gustaría si es posible que ampliaras tu comentario. ¿En qué sentido piensas que es degradar la música o al músico?

      En cuanto a educar, el compromiso creciente de las orquestas con la actividad pedagógica creo que es algo muy positivo.

      Por otro lado pienso que la música tal y como se ha venido tocando hasta ahora siempre tendrá su espacio. No obstante, será muy interesante que el formato tradicional se vea acompañado de propuestas que resulten más atractivas a públicos que no irían de otra manera a este tipo de conciertos.

      Te copio un comentario que salía en esta otra entrada del blog y con el cual estoy totalmente de acuerdo:
      “Lejos de ser músico y hablando como oyente, opino que la importancia de la innovación en la musica clásica es vital para su supervivencia. Está claro que el modo actual en que se reproducen obras clásicas no debe desaparecer, pero el hecho de que aparezca más heterogeneidad en este ámbito de la música probablemente hará que se vuelva a reencontrar con el público más joven y de un modo natural, ese público, busque más allá y encuentre que las piezas clásicas no eran tan “aburridas”. Es decir, debe facilitarse a la gente el acceso a la música por medio de la innovacion, tanto en la propia música como en la forma de transmitirla. (Conciertos, instrumentos etc…).”

      • Musico

        Yo creo que ni la musica, ni el formato ni la presentacion influyen para nada si el publico esta educado; por supuesto, la realidad es que NO lo esta… No obstante, considero un retroceso y no un avance lo que se hace y se esta haciendo con los musicos y las agrupaciones musicales hoy en dia. Estamos obligados (cada vez mas) a participar en iniciativas que poco o nada tienen que ver con lo que era la musica hasta hace poco, todo para ‘acercar la musica a otros publicos’, todo para VENDER MAS, en el fondo cualquiera con sentido comun ve eso en todos los ambitos, no solo la musica; TODO POR DINERO. Consiguientemente, lo que era un Arte ha perdido todo o gran parte de su valor. Prueba de ello es tu cita, donde hablan de ‘sobrevivir’ gracias a la innovacion.
        Reitero, si a la gente le aburre la musica clasica puede ser por gusto (no hay que obligar a nadie!) o por MALA EDUCACION. No hay que cambiar la musica clasica, sino al oyente. Hay que educar a la gente a distinguir entre la basura y la musica de genios como Bach, Beethoven, Brahms, etc. La gran mayoria no sabe ni siente la diferencia. Triste, estar en el siglo XXI y ver como se degrada todo. Hacemos todo al reves siempre, nunca comprendere al Homo Sapiens (muy poco Sapiens, por lo visto), por eso la gente esta atontada con la musica comercial (ligera y sin significado), con la TV, Internet y demas tonterias/distracciones. Y es precisamente eso lo que estan haciendo con la Clasica, convertirla o acercarla a la musica ‘comercial’, que solo contribuye a la atrofia del oyente y su criterio; lo que vemos hoy en dia.
        Veo como los valores de los grandes musicos del pasado se pierden en las innovaciones absurdas y superficiales actuales, como mezclar estilos que nada tienen que ver, dar conciertos de una dudosa calidad y preparacion, etc. Conozco personalmente a uno de los cellistas de 2 Cellos y me parece muy triste que tengan que recurrir a eso para venderse. Los genios compositores de cada era y estilo pasados estaban SIGLOS por delante de sus generaciones. Su musica era mas para AHORA que para el PASADO y eso se ve claramente. La gente que opina diferente no esta formada culturalmente ni tiene idea de lo que habla o de lo que hace. Ahora se innova por innovar (porque soy especial y original) y eso es despreciable, demuestra poco o ningun respeto por lo que escribio un artista y compositor; alguien que probablemente tenia mas talento y entendimiento musical que muchos musicos reconocidos actuales.
        Cuando sea mas facil encontrar basura que conciertos serios de musica clasica, respetuosos con el Arte, podremos decir que la musica clasica ha muerto. Estamos muy cerca…

        • Hola Musico, estoy completamente de acuerdo en que los límites de lo comercial y el arte están ciertamente difuminados, y a veces se puede caer en el intento de hacer dinero. En este caso, quien haga música únicamente por dinero o fama, no se merece ser considerado músico. No obstante, y afortunadamente, la gran mayoría lo hace por amor al propio arte (y también como medio de vida, de algo tenemos que comer!).

          Aún así creo que hay algunos aspectos que se podrían matizar:

          “Yo creo que ni la musica, ni el formato ni la presentacion influyen para nada si el publico esta educado; por supuesto, la realidad es que NO lo esta…”.

          Ha faltado terminar la frase con un “menos yo, que sí que lo estoy” 😛 Por supuesto que todo influye a la hora de recibir un mensaje, especialmente la presentación, se esté educado o no. Pero si infravaloramos y menospreciamos a nuestro propio público… mal empezamos!

          “No hay que cambiar la musica clasica, sino al oyente. Hay que educar a la gente a distinguir entre la basura y la musica de genios como Bach, Beethoven, Brahms, etc.”.

          ¿En épocas pasadas ha cambiado la música o ha cambiado el público? Este pensamiento de intentar cambiar al público es una posición típica de la cultura musical centroeuropea, en la que se posee la verdad absoluta y quien no la acepta es porque no tiene la suficiente cultura. Pensamiento no acorde al siglo en el que vivimos, sino de mediados del pasado.

          “por eso la gente esta atontada con la musica comercial (ligera y sin significado), con la TV, Internet y demas tonterias/distracciones. Y es precisamente eso lo que estan haciendo con la Clasica, convertirla o acercarla a la musica ‘comercial’”.

          Precisamente debido a la irrupción de la música comercial, el público piensa que la música en su más amplia expresión sólo sirve para eso, el entretenimiento y distracción. No es que la música clásica haya que acercarla a la música de consumo, sino cambiar la estrategia de presentación para volver a darle todo su poder.

          Un saludo!

Next ArticleRespuesta a un lector: ¿son positivos los cambios actuales en la música clásica?