Paco de Lucía

Gracias Paco, hasta siempre

Hoy ha muerto una de las personalidades musicales más grandes de nuestro tiempo. Un músico que se hizo a sí mismo y que traspasó fronteras hasta su momento inexploradas.  En esta entrada quiero rendirle homenaje y hablar un poco de mi experiencia con este mundo apasionante que es el flamenco.


Paco de Lucía 4 de Antonio. Licencia

Mi historia con el flamenco

 

Cuando era adolescente, empecé a descubrir músicas más allá de la tradición clásica, heredada de mi familia y de mi formación como pianista. Una de las músicas que más me impactó fue el flamenco.

 

Un gran amigo, Pablo Vega González, me introdujo poco a poco, año tras año en este mundo. Me impresionaba la energía que desprendía. Al principio me costaba adentrarme en el lenguaje. Pasó tiempo hasta que pude disfrutar y entender mejor lo que escuchaba. Palos como las bulerías, resultaban fáciles de escuchar, por su viveza, pero seguiriyas o soleás se me atragantaban en mis comienzos. No obstante me causaba una especie de magnetismo.

 

 

 

Gracias a mi amigo Pablo, que decidió al mismo tiempo que yo seguir con la carrera musical y actualmente es guitarrista flamenco, he podido vivir esta música de una forma muy cercana. Paco fue sin duda la puerta de entrada a este mundo apasionante. Atrás quedan aquellos años en los que tocábamos “Entre dos aguas” con piano y guitarras, todo un “crossover” adolescente.

 

 

Paco en Salzburgo

 

Cosas de la vida, fue en Salzburgo la única vez que tuve la oportunidad de ver a Paco de Lucía en directo, en el otoño de 2012, tocando con su grupo en el Festspielhaus. Aquí es donde se celebra el Festival de Salzburgo todos los veranos. Resultó una experiencia única presenciar cómo en la capital de la música clásica, un escenario de ópera se transformaba para acoger a Paco. Un acontecimiento inolvidable, con el conservador público salzburgués silbando y tamborileando con los pies. Bien es cierto que toda la comunidad española y sudamericana ayudó a crear un ambiente irrepetible en un lugar así.

 

Si en algo era experto Paco era en traspasar las fronteras y hacer posible lo impensable: ya en 1975 había dado un concierto en el Teatro Real, demostrando que con él las barreras culturales y estilísticas no iban.

En estos últimos años daba giras con un grupo muy interesante donde se hacía algo de fusion con raíces muy flamencas y donde destacaban grandes músicos como Antonio Serrano, Alain Perez, Antonio Sanchez, Duquende, David de Jacoba, el Piraña o el bailaor El Farru.

 

Paco y la guitarra flamenca

Si hay alguien que ha llevado el flamenco hasta los límites, ese ha sido Paco de Lucía. No en vano, los más puristas decían de él cuando empezó su carrera que faltaba el respeto al flamenco.

 

Desde el principio se caracterizó por sus libertades y por coger elementos e influencias de muchos otros estilos. A partir de los años 80 dio lugar a encuentros que quedarán para la historia: sus colaboraciones con músicos como John Mac Laughlin, Chick Corea o Al Di Meola, de la que nos han quedado grabaciones inolvidables.

 

Uno de sus sellos era su forma de coger la guitarra: apoyándola con las piernas cruzadas y con el mástil horizontal. En este vídeo habla brevemente sobre ello:

 

 

La guitarra flamenca en un primer momento siempre había estado pensada como acompañamiento al cante. Tradicionalmente son instrumentos algo más pequeños que la guitarra clásica. Guitarristas como Ramon Montoya a principios del siglo XX o más tarde Sabicas empezaron a situar la guitarra flamenca como un arte autónomo, más allá del acompañamiento. Paco y otros guitarristas optaron entonces por tocar con guitarras clásicas que eran más grandes y tenían más volumen sonoro. Actualmente se construyen guitarras flamencas, algo más pequeñas pero con mayor capacidad sonora.

 

Sabicas en su momento ya le dio un impulso al flamenco en la escena internacional, pero ha sido Paco el que ha conseguido hacerlo un fenómeno global. Ellos y muchos otros artistas como Camarón, Tomatito, Manolo Sanlucar etc etc han sido fundamentales para que en 2010 la UNESCO  lo reconociera como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Sin duda el flamenco está más vivo que nunca. Como deciámos en nuestra bienvenida, cada vez son más los centros educativos que lo ofertan y cada vez es mayor el reconocimiento. Sin duda el siglo XXI será muy flamenco.

 

Este reconocimiento internacional, así como la expansión actual, su mezcla con otras disciplinas y su influencia en otras músicas no hubiera sido posible sin ti.

 

Gracias Paco, hasta siempre.


Paco de Fernando Vesga. Licencia

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

Next ArticleLa cultura musical en Suecia