recorte palabra marketing en libro

Marketing en el mundo musical

Seguro que has oído hablar de marketing muchas veces. El marketing es eso que usan las empresas para conseguir que compremos sus productos y para lo cual tienen departamentos enteros dedicados a ello. Suele constar de un conjunto de estrategias orientadas a convencernos y crearnos necesidades que resuelven esos productos. Una vez completado exitosamente, nuestro subconsciente nos empieza a mandar mensajes como “necesitas esto”, ¡cómpralo!, “esto no te lo puedes perder” y similares. ¿Te suena?

palabra marketing en libroDerechos de Depositphotos


En el último mes he publicado algunas entradas para despertar conciencias en relación a los problemas con los que nos estamos encontrando y nos vamos a encontrar los músicos en los próximos tiempos. Están sobre todo orientadas a hacerte pensar sobre lo que hacemos, sobre los “productos” que creamos como músicos y su papel en el siglo XXI. Si todavía no las has leído te aconsejo que las eches un vistazo:

El concierto en peligro de extinción

¿Debemos ser fieles a los compositores?

El público del siglo XXI

También te recomiendo entradas muy interesantes de otros blogs:

El futuro de las orquestas

Música clásica, social media y la sociedad del conocimiento

 

“Marketing no es el arte de vender lo que se ofrece, sino de conocer qué es lo que se debe vender”


Lo primero es saber qué hacemos y quién lo demanda. Por eso he querido comenzar con estas entradas. Una vez que lo sabemos, como con cualquier “producto”, nosotros también buscamos a nuestro público potencial para ofrecérselo.

 

Marketing en música y cultura


Ahora es cuando me dices: vale Mario, pero yo soy músico / trabajo en el ámbito cultural. ¿De verdad necesito meterme en el mundo empresarial y publicitario para empezar a venderme?

No, no necesitas convertirte en ningún comercial, pero lo más probable es que al mundo al que vamos necesites tener ciertas nociones de marketing ¿Por qué? Porque cuando hay una oferta muy grande de todo como en nuestro mundo actual, no basta con tener un “buen producto”, sea un móvil, una lavadora, un concierto, unas clases, un curso o tú mismo como profesional.

 

Aquí entra de lleno el marketing: la diferenciación y la comunicación con el público para que te vean como algo más atractivo que la competencia. Y no me entiendas mal, la competencia más importante en muchos casos no son tus colegas músicos, que tocan en otros conciertos, trabajan en otras escuelas e instituciones y ofrecen también sus clases. La competencia principal son toda la cantidad de actividades no musicales por las cuales la mayoría de gente se interesa y que tienen prioridad para esas personas frente a la música. Como te contaba en una entrada reciente, por desgracia solamente en torno al 10% de personas se interesan por actividades culturales.

 

Es más, hace poco me contaban en una asignatura en el Mozarteum que en Austria únicamente el 1% de niños recibe formación musical instrumental. Fíjate que estoy hablando de un país con una supuesta tradición musical como pocos en el mundo: Mozart, Viena, Salzburgo, el concierto de Año Nuevo… Tú mismo puedes hacer un cálculo de las personas que estudiaban música fuera del colegio o el instituto cuando eras adolescente. No eran tantas ¿verdad?

 

Pues en nuestra mano está que todos juntos consigamos captar el interés de un grupo de población más grande. En economía se habla de que el sector de las exportaciones va muy bien. Pues nosotros tenemos que “exportar” nuestras actividades a otros sectores de la población para lo cual necesitamos una estrategia distinta de lo que hemos venido haciendo hasta ahora. El futuro ha llegado y nos ha pillado sin estar preparados. Pero nos vamos a preparar.

Cómo orientar la estrategia de marketing


Si orientas tu estrategia de marketing a conseguir “cuota de mercado” de ese 1% de alumnos o de ese 10% en el caso de tus conciertos o espectáculos, los resultados van a ser muy limitados. Sobre todo en música clásica donde el retroceso es muy claro. Pan para hoy y hambre para mañana que se dice: no es sostenible.

 

Con el tiempo quizás consigas lograr una buena reputación y una buena imagen para ti mismo. Pero ¿qué tal si probamos a utilizar más herramientas y pensamos más a lo grande? En parte además porque los que estamos dentro de la música clásica, necesitamos cambiar su imagen. Necesitamos que de una vez por todas termine con el elitismo y se acerque a más públicos, especialmente a los jóvenes. Hemos de crear una nueva marca “música clásica”.

 

Si la imagen de la actividad que realizamos no es atractiva, estamos nadando a contracorriente. Bastante mejor lo tienes y menos esfuerzo necesitarás si eres músico de flamenco, cuyo mercado, demanda e imagen está en alza.


¿Qué puedes hacer?


Te doy unas ideas de cosas que puedes llevar a cabo:

 

  • Crea un blog donde hables de temas relacionados con tus actividades. Esto crea cercanía con tu público potencial y te ayuda a desarrollar una imagen de ti mismo o de la organización en la que trabajes. Resulta curioso los pocos blogs de músicos que hay. ¡Empieza uno!

  • Cambia el formato de tus conciertos y ofrece otras cosas con ellos: cata de vinos, gastronomía, interacción con el público… ya hemos hablado de ello aquí.

  • Una vez cambiado el “producto”, cambia la forma de comunicarlo. “Concierto de piano” o “Clases de guitarra” no es algo atractivo. Es simplemente información y aburre. Si de verdad tienes algo diferente que ofrecer y piensas que lo que haces es muy interesante desarrolla tu imaginación para comunicarlo con éxito.

  • Utiliza imágenes. Es una forma muy poderosa de comunicar y funcionan a través de su propio canal de comunicación, paralelo al texto. Especialmente atractivas son imágenes donde salgan personas.

  • Cuenta una historia alrededor del concierto o la actividad que hagas. Fíjate cómo lo hacen en la “Fundación March”.

  • Utiliza las redes sociales de manera original. Hoy en día no sirve con informar. “Concierto de … en …” dice muy poco. Esto sólo es información. Siempre que tomamos decisiones, lo hacemos emocionalmente. Háblale a las emociones de tu público potencial. De otra forma, ese público elegirá otra de las opciones disponibles que sí haya conectado con ellas.

  • Utiliza YouTube para ofrecer una muestra de lo que haces. No es necesario que pongas un concierto entero. De hecho si subes algo corto o incompleto despiertas la curiosidad para que tu público tenga interés en verlo completo. ¿Has visto cómo lo hacen los de la filarmónica de Berlín?


Para terminar, si el gobierno desgraciadamente ha decidido quitar la música de la enseñanza primaria, con todo lo negativo de la decisión, es también una oportunidad para reivindicar su papel. Para hacer borrón y cuenta nueva: cambiar su imagen de “asignatura maría” y prescindible a “contenido imprescindible para el desarrollo de la creatividad”, por ejemplo. Para nosotros desde dentro no hay ninguna duda de ello, pero debemos comunicarlo de manera efectiva a toda la población.

El producto y la imagen que presentemos a la sociedad de nuestra actividad será fundamental para que sea cada padre y cada vecino el que la demande. De esta manera, si no se encuentra en el colegio, tendrá demanda en otro lugar. Cada uno de nosotros somos embajadores y representantes de la imagen de nuestra actividad. Cada uno de nosotros aportamos nuestro granito de arena. Esto podemos conseguirlo todos juntos, no me cabe ninguna duda.


Y tú, ¿cómo promocionas tus actividades? ¿qué estrategias de marketing utilizas?


Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

2 comments

  1. Itziar

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que escribes, en ésta y en el resto de entradas. Es una concienciación que es urgente y crucial llevar a cabo, y como bien dices, algo que podemos conseguir todos juntos. Creo que hay muchos pequeños cambios de esta índole que están sucediendo a nivel local y que no llegamos a conocer porque de alguna manera se dispersa la información. Para cambiar todas estas ideas que están muy asentadas en la sociedad, además de ir ofreciendo nuestra actividad de manera diferente, hace falta que el colectivo musical (tanto los más innovadores como los más tradicionales) nos sintamos unidos e interconectados, y no seamos solo músicos errantes y abandonados a nuestra suerte. Éste es otro tema que quizás podríais comentar en alguna otra entrada, las asociaciones o colectivos que nos ayudan a sentir que somos parte de un conjunto profesional.
    Por otro lado, y a nivel más individual, los instrumentistas nos centramos tanto en el instrumento, que nos desentendemos del resto de ese proceso de gestión y marketing, y cuando llega el momento de enfrentarnos a él, nos vemos sin herramientas ni conocimientos suficientes. Es la formación de los propios músicos la que también tiene que ir cambiando, pues está muy basada en aspectos conservadores que quizás también se están quedando obsoletos. Claro que el camino de cada profesional se dirige por donde sus propios intereses le marca, pero no hay que olvidar que para cambiar el paradigma social en relación a la música, también tenemos que reciclarnos los profesionales mismos y entender que va a ser necesario tener otros conocimientos extramusicales y hacer lo que se haga con profesionalidad en todos los ámbitos.

    • Hola Itziar,

      Gracias por tu comentario!

      Efectivamente, los músicos además por nuestra naturaleza no somos tampoco los mejores organizándonos, pero espero que esto cambie. Internet es una buena herramienta para ello.

      Creo que es verdad que a nivel local hay cambios. De hecho buena prueba de ello es que desde que empezamos el proyecto hemos conocido a gente que hace cosas muy interesantes y que de otra forma hubiera sido muy difícil conocer.

      Me gustaría ver un panorama con muchos más cursos con formación complementaria aparte de las típicas “masterclases” instrumentales. Sí, claro que es necesario tocar muy bien, pero actualmente no es suficiente, no es sostenible el panorama al que nos encaminamos. Nos perdemos a veces en detalles pequeños de técnica o interpretativos cuando están en juego cosas mucho más importantes.

      Mientras en muchas otras áreas se utilizan muchos recursos del marketing online por ejemplo, en música estamos todavía muy verdes, sobre todo en España. Tener un perfil en las redes sociales promocionando la propia actividad o una web sin apenas tráfico no es suficiente.

      Son cambios muy necesarios que deben empezar por los propios centros de enseñanza y los músicos / estudiantes. Que seamos nosotros los que digamos: estaría bien que aprendiéramos esto, esto y lo otro, y que se traiga profesionales que lo enseñen.

      La situación económica general no es favorable y nadamos a contracorriente. Pero es que si no hacemos nada ahora, más adelante va a ser más difícil todavía…

      Espero que Emusicarte sirva también en parte de punto de encuentro para unirnos y comentar ideas de todos estos temas.

      Un saludo!

Next ArticleMúsica en la calle y marketing del siglo XXI: flashmobs