post nos preparan los conservatorios para el futuro 1 recorte

¿Nos prepara el conservatorio para el futuro?

Hace unos días hablábamos de cómo el concierto clásico va a tener que afrontar una serie de retos en los próximos años para ganar atractivo y renovar su público. A pesar del título de la entrada, El concierto en peligro de extinción, pienso que el concierto nunca desaparecerá: es una experiencia insustituible. La cuestión es si el formato tradicional va seguir teniendo lugar con la frecuencia que lo ha hecho hasta ahora: orquestas en cada pequeña ciudad y conciertos por doquier. Hoy vamos a hablar de cómo los Conservatorios Superiores nos preparan para ello.


enseñando a tocar el violinTeaching
de Nathan Russel. Licencia


El nuevo mundo ha llegado. Hace 10 años vivíamos en otro completamente distinto: más ayudas públicas, más subvenciones, construcción de nuevos auditorios y teatros, aparición de multitud de nuevas orquestas y en general un apoyo mucho mayor por parte del Estado para cualquier proyecto cultural.

Fenómeno internacional


Si sigues esperando a que esto vuelva e iniciar un proyecto o que te cuadren las cuentas, siento decepcionarte: no va a volver. No al menos en los próximos años. Y no va a volver porque entre otras cosas es un fenómeno internacional. Esto no es una crisis, sino un cambio de modelo en el mundo entero. En Centroeuropa también ha habido muchos recortes en presupuestos para cultura. Sin ir más lejos las “Gemeinde” (municipios) alemanas tienen grandes problemas para mantener sus Escuelas de Música. Además, hay que explicar que en Alemania no hay Conservatorios Profesionales. Toda la tarea que se hace en el Grado Elemental y Grado Medio en España, allí se realiza en las mismas escuelas por lo que resulta más grave aún.


Dinero público


El dinero público escasea en todos lados. Hace poco
me vi firmando un documento para evitar los recortes en cultura del Bundesland de Salzburgo. Sí, has leído bien: en Salzburgo. Ni siquiera aquí nos libramos de la tijera que disponen los de arriba para seguir manteniendo a flote este sistema neoliberal donde gana el poder económico y perdemos todos los demás.

Pero no estamos aquí para hablar de esto último. Sí quiero hablar de la desconexión que más y más van teniendo en general las instituciones educativas y en particular el caso que a nosotros nos interesa: los conservatorios superiores.


¿Cuál es la misión de un conservatorio superior?


Lo primero sería interesante plantearse si un Conservatorio debe prepararnos para el mundo laboral y la realidad que nos vamos a encontrar o no es su cometido. Es curioso que la definición de Grado Medio y Grado Superior sea la misma que se utiliza para la formación de FP (hasta que llegó Bolonia y ya todo son Grados…) ¿Es acaso una formación profesional musical? ¿ Debe tener el reconocimiento de estudios universitarios como se ha venido pidiendo estos últimos años?

No hay cosa más fácil para ello que recurrir a la LOE donde podemos encontrar lo siguiente:


“Así, las enseñanzas superiores de Música deberán responder a las necesidades de un

mercado cada vez más plural, integrado por una gran variedad de centros, modelos, etapas

y contextos que ofrecen un catálogo muy diverso de puestos de trabajo que requieren de

una especialización pedagógica y musical muy distinta.”


De este modo parece que queda clara esta cuestión: sí que tiene como objetivo prepararnos para el mundo laboral.

La Universidad, tradicionalmente se ha considerado el centro del conocimiento y la reflexión, si bien con los últimos cambios de Bolonia, habría que ver si esto no tiene también sus “peros”. Después de mi paso por dos centros superiores de música, uno en España y otro en Austria, me quedan serias dudas de que haya mucha reflexión sobre lo que hacemos ( y eso que aquí en Austria sí forma parte de las universidades).


¿Qué aprendemos en el conservatorio?


Por mi experiencia, el estudio se concentra casi exclusivamente en el instrumento o especialidad, lo cual por supuesto es imprescindible. Después tenemos una serie de asignaturas que complementan nuestra formación: algunas muy interesantes, pero que dependen mucho de quién lo imparta y del centro en concreto: casi una cuestión de azar, siendo que la mayoría de estudiantes eligen el centro por el profesor principal de su especialidad.


Sin embargo, veo mucho piloto automático y me faltan preguntas como:

  • ¿Este repertorio y estas habilidades me preparan para lo que voy a necesitar en el futuro? ¿Cuál va a ser el escenario del futuro?
  • ¿La imaginación que tengo de lo que va a ser mi vida profesional se corresponde con lo que hay cuando termino los estudios?

  • Si gran parte de nosotros terminamos ejerciendo de profesores entre nuestras actividades ¿por qué hay tan poca formación al respecto? No he encontrado en los nuevos currículums mención alguna a asignaturas pedagógicas. ¡Pero si está mencionado arriba en el parrafo de la LOE! Pues ojeando por los planes superiores españoles ni rastro de ellas ¿Cuántos pianistas o guitarristas por decir algo viven solamente de dar conciertos?

  • ¿Es suficiente mi formación como músico, o me van a ser necesarias más herramientas, por ejemplo gestión cultural, marketing, comunicación (hablar en público) o incluso aprender de otras artes, para poder hacer proyectos inderdisciplinares?


Para terminar, pienso si en los conservatorios no debería haber más debate y reflexión al respecto. Si además queremos formar parte de la Universidad lo considero imprescindible. Sobre todo en cuanto a lo que va a significar ser músico en el futuro y cuáles van a ser los escenarios donde los músicos nos vamos a mover: también los aspectos de cifras, quién va a ir a los conciertos, cuánto va a estar dispuesto a pagar el público, cómo se van a financiar, etc . No simplemente aprender como un artesano un oficio y unas cuantas cosas de historia de la música, análisis y asignaturas “maría” que se dan (consideradas así por muchos alumnos e incluso profesores, pues lo importante es el instrumento o la especialidad…).


Me gustaría que comentarais vuestras opiniones y experiencias al respecto.

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

9 comments

  1. Pingback: ¿Estamos preparados? | miguel galdón

  2. Almudena D.

    Me gustaría participar en este debate que propones.

    Mi opinión es la siguiente.
    El repertorio y las habilidades que se desarrollan en un Conservatorio Superior si que deberían prepararnos para ser músicos- intérpretes más compotentes. El problema yo lo veo en el siguiente punto. La música clásica, por si misma es difícil que sobreviva, y eso es algo que el estado ya sabía. Mediante inversión privada y sin ningún tipo de apoyo el legado clásico está cercado. Por ello, como esto se sabe, las enseñazas artísticas son subvencionados para unos pocos. Las plazas en los Conservatorios Superiores son muy limitadas.

    Al subvencionar a unos pocos, interpreto que esos pocos son los que se les prepara de una forma muy exclusiva y metódica, fuera de las lógicas de una carrera convencional (Lo cual no significa que el título no pueda ser comparable). Estos están aprendiendo toda la sabiduría que ha sido acumulada a lo largo de los siglos sobre como interpretar un instrumento y sus variantes, y esto necesita unas condiciones especiales. El caos viene en el siguiente punto.

    El estado deja de contratar a los mejores (oposiciones) para que en su vida profesional sigan trabajando para él. Tampoco va a haber conciertos apoyados, ni siquiera un público interesado en escuchar todo este legado cultural. Y es cuando repentinamente el estado se olvida de la promesa que se hizo así mismo, mientras se le empañaban los ojos escuchando un bonito Andante de Mozart “aunque la música clásica u otras formas de cultura no me den dinero, me prometo que les voy a cuidar y a dar un poquito de cariño porque son fundamentales”

    Entonces es cuando, efectivamente, el intérprete debe cambiar la óptica, y pensar en asignaturas como Marketing, gestión musical, etc. Ahora va a tener que ocuparse de “venderse como músico” “venderse como compañía” “venderse como escuela”, de reinventar los conceptos musicales, de quemar Clavicordios del siglo XV e incluso de tocar con los pies si es necesario. Es debido a este cambio en las reglas del juego que muchos dudan cual es el lugar qué ocupamos en la actualidad. Yo lo entiendo. No existe otro lugar para desarrollarse profesionalmente como músico.

    Yo si que pienso que como intérpretes debemos ingeniárnolas para poder encontrar nuestro hueco en el mundo actual. Si que pienso que necesitamos asignaturas que nos enseñen a desenvolvernos en esta nueva concepción. Pero, debido a la cantidad de competencias que necesita una formación clásica al final nos hemos plantado en una carga lectiva muy grande.
    Para aprender a tocar un instrumento bien, pienso que en necesario saber cantar, saber tocar otros instrumentos, educar el oído, aprender armonía, aprender cultura musical, organología, historia, historia del arte, estética, tu propio instrumento…
    Para desenvolverse en la vida actual como músico pienso que hay que saber sobre pedagogía, sobre psicología práctica, psicología del desarrollo, sobre fisonomía, escenografía, teatro, música de otras culturas, música y audiovisuales, composición de todo tipo de estilos, SONIDO, grabación…

    Pero el problema vendría en le siguiente punto. ¿Si se realiza una formación preparándonos para el mundo actual, ¿por qué no acoger músicas de todos los estilo? ¿Es la Breklee, entonces, el mejor lugar para estudiar?

    • Hola Almudena, gracias por el comentario.

      Creo que en parte lo que pasa es que los cambios llegan muy rápido y al Estado y a todos nos da poquito tiempo a reaccionar para adaptarnos. En los últimos 20 años ha habido cambios inimaginables con las nuevas tecnologías, cambios en los hábitos del público, de lo que demandan, cambios psicológicos en nosotros relacionados con la percepción (cada vez estamos acostumbrados a mayores estímulos…).

      Siéndote sincero, no estoy de acuerdo en que haya muy pocas plazas en los Conservatorios Superiores. Sobre todo siendo que está pensando para la capacitación profesional. En España hay un número muy alto de Conservatorios Superiores, si comparas con otros países: sólo en Galicia hay 2 y en Andalucía 5. En general, y por mi experiencia, toda persona que estudia un poco en serio y tiene un poquito de facilidad ha podido entrar en algún superior, aunque habrá casos y casos.

      La cuestión es si siendo que supuestamente nos preparan para el futuro, o así lo dice la ley, echas de menos cosas tan BÁSICAS como formación pedagógica, que resulta inexplicable.

      En muchos sitios se está empezando a abrir el abanico de estilos, cosa que que me parece muy importante. Efectivamente en Berklee seguro que dan una formación muy interesante.

      La cuestión principal es que en los últimos 20 años la cantidad de músicos se ha disparado. Pero no es una cuestión solamente del sector musical, en todos los sectores hay mucha gente y mucha competitividad. Esto daría para largo, pues tiene que ver con cuestiones económicas, pero en un mundo donde casi no crecemos, los que hemos llegado los últimos no tenemos sitio. Sólo queda diferenciarse y ampliar nuestro abanico de herramientas. Mientras no cambien las reglas del juego no queda otra opción…

      • Almudena D.

        Gracias por contestar Mario!

        Lo que quería decir no ha quedado muy claro. Lo único en lo que quería hacer hincapié es que no necesariamente el futuro va a tener hueco para un público interesado en la música clásica.
        Por ello he expuesto de una forma un poco terca el siguiente problema “cómo prepararnos mejor para ser músico intentando no olvidarnos de aquellas aspectos que no necesariemente van a interesar al público actual o a los gustos actuales” Tienes razón en que en España hay una gran cantidad de Conservatorios Superiores. También estoy de acuerdo en que por desgracia, los que llegamos los últimos a veces ya no tenemos hueco.

        Agradezco mucho que hayais realizado este blog y que compartais vuestros conocimientos y experiencias con los otros! La unión hace la fuerza y siempre que haya predisposición estoy segura de que podremos llegar a conclusiones interesantes!

        • Muchas gracias igualmente por tus comentarios, Almudena! El reto que tiene la música clásica como la conocemos es enorme. Y para ello no nos basta simplemente con tocar muy bien. Por eso todos debemos entender la situación y proponer cambios. La unión hace la fuerza!

  3. luis

    En los ultimos años el conservatorio superior de pamplona se ha volcado con la pedagogia y todos los alumnos tienen asignaturas al respecto. Ademas hay una titulacion superior especifica en pedagogia y asignaturas obligatorias en torno al futuro laboral. Tambien hay titulo superior de composicion y de musicologia.

    • Hola Luis!

      Me parece muy interesante lo que cuentas. Por desgracia, el currículum de los superiores según la Ley no contempla la pedagogía como una parte de la educación que reciben los alumnos. Así, se deja en manos de cada centro el ofrecerlas, lo cual en muchos casos no sucede.

      Un saludo!

  4. Pingback: ¿Estamos preparados? - miguel galdón

  5. LIZ PIANI

    muy buena redacion y comentarios

Next ArticleGracias Paco, hasta siempre