???????????????????

Olvídate de las oposiciones de música

La pregunta del millón: ¿Saldrán oposiciones este año? ¿Saldrán en 2015? De vez en cuando salen bolsas de instrumentistas aquí y allá, pero desde que se cancelaran las últimas en Andalucía, parece que vamos a tener que esperar. ¿Hasta cuando?  Lo cierto es que nadie lo sabe. ¿Y si las oposiciones dejaran de ser uno de los caminos naturales para muchos de los que contamos con un título superior?


oposiciones chico examinandoseDerechos de Depositphotos

Cuando empecé a estudiar música y decidí proseguir con los estudios de Grado Superior, lo cierto es que no me planteé mucho el mundo laboral que me iba a encontrar tras terminar. Para serte sincero, en ese momento a mí lo que más me interesaba y motivaba era seguir estudiando lo que era y es mi pasión: el piano. Aprender más música, mejorar mi forma de tocar, conocer más repertorio, tocar esas obras que me ponían los pelos de punta… esos eran mis principales objetivos.

Por aquel entonces, en 2006-2008 que fue cuando tuve que elegir mi camino profesional no había una gran preocupación por el panorama laboral. Uno estudiaba lo que le gustaba y ya encontraría algo más adelante, como había ido haciendo todo el mundo en la etapa anterior. Nuestros profesores en el Conservatorio nos servían además de ejemplo de cómo trabajando bien y llegando a ser muy bueno en lo tuyo, era posible conseguir un trabajo de funcionario con buenas condiciones haciendo unas oposiciones o incluso ya como guinda del pastel llegar a dar clase hasta en un centro superior.

 

Y entonces llegó la crisis

 

Por aquel entonces empezó eso que se ha llamado “crisis”, “desaceleración económica”, “recesión” y tantos otros calificativos.

Esta etapa, que parecía un bache, una pausa en el desarrollo hacia adelante de nuestro país, de repente parece convertirse en algo interminable. Recortes, congelación de todo, incluidas nuevas plazas, bajadas de sueldos, desaparición de subvenciones, de dinero público para cultura, subida del IVA…

Estamos en 2014 y los que manejan los hilos nos empiezan a hablar de brotes verdes y muchas otras promesas, para levantarnos el ánimo (y que les votemos, ja!). Pero ¿realmente va a llegar la tan ansiada “recuperación”?

Por naturaleza soy optimista, pero cuando te insisten en que algo rojo es verde y uno no siendo daltónico, lo sigue viendo rojo, sospechas. Yo no lo creo. Pienso que la etapa 1996-2008 fue un periodo muy concreto, muy positivo en muchas cosas, pero no vamos a volver a él. Vamos a “otra cosa distinta”. Lo que algunos describen como “esto no es una crisis, sino un cambio de modelo”. Por eso los más jóvenes y no tan jóvenes necesitamos más que nunca de nuestra creatividad para salir adelante pese a todas las dificultades.


Muy bien, pero entonces ¿habrá oposiciones o no?


Seguramente saldrán en el futuro. Incluso puede que antes de lo que te imaginas. Pero, ¿te has planteado la cantidad de gente muy bien preparada que va a presentarse para esas pocas plazas? Todos volviendo de estudiar en los mejores sitios con másters, posgrados…en definitiva, ¡un nivelazo impresionante! 

Todo esto debería ser una buenísima noticia. El problema es que no hay sitio para todos… Me gustaría que le echaras un vistazo a esta pirámide de población.

piramide de poblacion

Es del 2007, pero te puedes hacer una idea. Como ves hay mucha gente que nació entre 1960 y 1980, personas que tienen entre 35 y 55 años. Ellos han ocupado muchas de las plazas que se abrieron en la época de bonanza de los 90 y principios de los 2000, por lo que no tantas plazas van a ser necesarias y menos en un escenario de poco crecimiento y ausencia de dinero público.


¿Esto qué quiere decir?


Esto quiere decir que va a haber una competencia inmensa para esas pocas plazas. Si tocas un instrumento orquestal sabes de qué hablo: las pruebas para entrar en una orquesta se han vuelto cada vez más difíciles especialmente en los últimos 10 años y el nivel es altísimo. Además, en sitios como Alemania, hay actualmente menos puestos de orquesta que hace 10 años (esto para otra entrada).

Quiere decir también que si este camino va a ser válido solamente para unos pocos, otros muchos tendremos que utilizar nuestra creatividad para salir adelante. Aquí nadie es culpable de haber nacido en un año o en otro, faltaría más. Los que hemos llegado más tarde debemos aceptar este reto y construir otros caminos. Si quieres tomar el camino de esperar a que salgan oposiciones para buscar la “estabilidad” es totalmente válido, pero espero que sepas con qué te vas a encontrar.

Hace poco hablaba de cómo el formato de concierto tiene que cambiar sí o sí, si queremos hacer sostenible nuestra actividad. Siendo que no tanta gente se interesa por la cultura (pongamos 8-15% de la población), es el reto conquistar a ese 80-90% restantes. Habrá que salir a tocar en otros espacios (en la calle también), conectar de nuevo con el público, incluir elementos visuales en los conciertos, hacer proyectos interdisciplinares, etc

Para ello tenemos que formarnos también en cómo desarrollar estos proyectos, cómo financiarlos, cómo gestionarlos, promocionarlos, etc. Muchas cosas que no nos han enseñado en nuestra formación, pero que cada vez son más necesarias.


Tenemos que movernos


No basta con que nuestros amigos de Facebook y contactos sepan de nuestra actividad. No basta crear un evento, que vayamos los de siempre y que después comentemos las fotos entre nosotros. Necesitamos llegar a la calle, a otras personas y a otros públicos. Este es también uno de los grandes retos de Emusicarte y en parte la razón de su creación. Tenemos muchas ideas que queremos implementar en el futuro, entre otras por ejemplo una plataforma de Crowdfunding para que nuevas propuestas puedan tener lugar.

No podemos esperar a que un gobierno u otro nos ayude. Necesitamos ponernos en marcha ya y hacer. Es posible que ya no baste con tocar muy bien nuestro instrumento. Tendremos que seguir aprendiendo también de otros campos y utilizar todos nuestros recursos.

Nadie nos va a regalar nada. Si es verdad que somos la generación mejor preparada tendremos que demostrarlo.


Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

10 comments

  1. Cecilia

    Muy cierto, Mario. ¡En ello estamos!

    • manuel

      y si no que lean los artículos que casi todos los días pone Niño Becerra, profesor de economía de la Univ. Ramón Llull

  2. laura

    Y menos trabajos que habrá si esos mismos funcionarios y profesores que ya tienen su plaza y sueldo, se dedican tambien a dar conciertos, clases particulares, trabajar en otros centros en “b”, o hacer bolos en orquestas.

    • dani

      Jaja acaso tu no lo harias? El 98 por ciento de los titulados son incompetentes, eres de ese 98 o del 2 restante? Buen articulo totalmente de acuerdo, invertir los esfuerzos en proyectos propios parece el camino… es duro al principio pero en unos años seguro que la gente valora tu trabajo.. a no ser que seas del 98 por ciento restante.

      • Hola Dani,

        Bueno, tanto como el 98%…pienso que exageras un poco. Es verdad que en España hay muchos superiores y que no todo el que acaba tiene un nivel alto. Pero también es cierto, que por ejemplo para enseñar (que es a lo que al final mucha gente dedica su actividad), no se necesita ser un virtuoso y sí tener otro tipo de competencias. Más siendo que la mayoría de la enseñanza de instrumento y de música (más del 95%) tiene un carácter amateur.

        Por suerte o por desgracia necesitamos como dices invertir en proyectos propios. Pienso que hay todavía muucho por explorar y por experimentar.

        Un saludo!

    • Hola Laura.

      Es verdad que hay gente que por circunstancias acapara mucho del trabajo que hay. Pese a todo, es difícil juzgar la situación en general pues habría que ver cada caso. Creo que el hecho de estar en un conservatorio no debería privarte de hacer conciertos. Precisamente sucede en muchos casos lo contrario: la persona que tiene una plaza se acomoda y deja la vida artística, teniendo muchos profesores que hace mucho que no pisan un escenario. Por otro lado todo el mundo tiene sus problemas y en concreto mucha de la gente de 35 para arriba está entrampada con hipotecas y demás. Los más jóvenes lo tenemos más difícil, por lo que tendremos que hacer cosas distintas. Si hacemos mejores conciertos, distintos, más interesantes, damos mejores clases particulares etc, de algún modo podremos contrarrestar la falta de oportunidades en otros ámbitos.

      Un saludo!

      • Miriam

        Estoy de acuerdo con Mario y no con Laura (en parte). Pensar que los que estemos dando clase en un conservatorio no podamos dar conciertos es justo lo que piensan muchos políticos que se están cargando los conservatorios, impidiendo que buenos músicos compaginen las dos actividades, con lo cual o perdemos un buen intérprete, o perdemos un buen profesor. Ahora bien, coincido con Laura en lo de ser estrictos con la ley de incompatibilidades PARA EL EMPLEO PÚBLICO. Si una persona acapara más puestos de los legalmente permitidos, está ocasionando un perjuicio a otros.

        Me gusta mucho tu artículo, Mario. Sólo tendría que añadir una cosa: hace años, con el Plan 66, salían muchos menos titulados superiores que hoy en día. Había un número mucho más pequeño de centros donde estudiar y, además, era frecuente que uno tuviera la música como algo secundario, de modo que hacía otra carrera paralelamente y ésa era la que le daba de comer. Vivir de esto era la excepción cuando yo era alumna. Ahora ha aumentado exponencialmente la cantidad de titulados que salen anualmente, y no hay mercado más que para una ínfima parte. Mal panorama, causado por una enorme falta de previsión de los políticos, que han creado una monumental burbuja de conservatorios superiores sin pensar en las consecuencias a medio plazo (que conste que esto no lo opino ahora, con la crisis, sino que lo llevo diciendo desde los años 2000-2002, cuando entré a trabajar en uno de estos centros).

        • Hola Miriam!

          Muchas gracias por tu interesante comentario.

          Creo que tienes razón en que ha habido una excesiva oferta de formación superior musical. Más aún siendo que no se es consecuente con ello, pues como vemos el Estado deja de apostar por la música quitando la asignatura de primaria y quitando su apoyo a muchas de las escuelas que se crearon en los años 90. ¿Qué sentido tiene entonces tanta oferta formativa durante todos estos años para después darle la espalda?

          En cualquier caso el tema es aún más complicado, pues hay un exceso de oferta en todos los ámbitos. Año tras año están saliendo titulados de cualquier carrera universitaria que no encuentran trabajo porque simplemente no hay. Por ejemplo arquitectura es una carrera con buena tradición y muy bien considerada con una perspectiva muy negra para cualquier recién titulado.

          La cuestión es macroeconómica y afecta a buena parte del planeta. No se precisa más factor trabajo y no hay para ocupar a muchos de los que llegan nuevos. Antiguamente emigrabas, pero hoy en día no hay ningún sitio donde esté todo por hacer. En todos lados hay competencia por cualquier trabajo.

          Muchos de los que hemos estudiado música, quizás podíamos haber hecho otra cosa, pero entonces hubiéramos colapsado más si cabe las otras carreras universitarias…

          En general en España hay una gran burbuja de formación, pues estar bien formado es una condición necesaria pero no suficiente para acceder al mundo laboral. Por una cuestión casi de status muchísima gente ha ido a la Universidad porque era “más guay” que hacer un ciclo o elegir otro camino profesional con la consecuente masificación de todas las carreras.

          Veremos a que nos lleva todo esto… El futuro viene muy rápido y habrá grandes cambios a todos los niveles.

          Un saludo!

  3. Yonatan

    Creo que también se debería tener en cuenta la burbuja del Crowfunding. Cuántas veces nos dicen “tenemos que movernos”, “hay que usar la creatividad”, “buscar otros recursos y posibilidades”, “volver a acercar el arte al pueblo”. Pero, realmente, dónde están las posibilidades. Habrá que esperar a que algún artista ocupe un ministerio para que realmente se puedan promover leyes para el desarrollo de las artes? Ni siquiera, los artistas estamos al margen de la política, somos artistas. El caso de los músicos es un reflejo de lo que pasa en todas las demás áreas lamentablemente. Sabemos que nadie nos va a regalar nada, salvo que tengamos algún contacto que nos lo pueda facilitar y el resto, como en todas las áreas, a sobrevivir. Lamentable.

    • Hola Yonatan!

      Sinceramente no creo que el Crowdfunding sea una burbuja. De hecho en España ha salido la nueva ley para regularlo en parte por el gran crecimiento que ha tenido en los últimos años (en realidad quieren regular sólo el equity crowdfunding y el crowdlending).

      Por otra parte pienso que estamos en un cambio de época. No sé cómo será el futuro, pero mientras tanto tenemos que jugar con las reglas del sistema actual (que personalmente soy el primero que no comulga con él).

      Puede parecer que no hay tantas alternativas, pero también es verdad que venimos de unos tiempos algo “acomodados” donde por medio de subvenciones y oportunidades para todos hemos pensado que bastaba hacer lo que se había venido haciendo hasta ahora.

      Desde luego nadamos a contracorriente y los políticos nos hacen la vida más difícil. Pero entonces hay dos opciones: quejarse y quedarse en el sofá o moverse e intentar hacer algo. Yo sé que la segunda es complicada, pues implica mirarse también a uno mismo, pero para mí la primera no es una opción.

      Sé que puede parecer un discurso muy manido el de “hay que moverse” etc. Pero la cuestión es lo que hay detrás de eso: qué haces y cómo lo haces. Necesitamos cambios. Hacer lo mismo trae lo mismo. Por eso es un momento difícil para muchas personas, porque implica reinventarse y buscar nuevos caminos.

      Te pongo un ejemplo: el deporte. Hace 50 años no se había generalizado la práctica del deporte como ahora. Se ha logrado una determinada imagen de la práctica deportiva. ¿Por qué no hacerlo de la música, las artes y la cultura? Claro que me puedes decir que en el mundo del arte no hay la financiación de marketing y no mueve el dinero que mueve el deporte. De acuerdo, pero en otros lugares como China tenemos a Lang Lang creando esa imagen y por eso hay 50 millones de niños chinos aprendiendo piano. Te puede gustar más o menos Lang Lang, pero es increíble lo que ha conseguido y consigue. ¿Crees que en China apuesta el gobierno por las artes? Sinceramente creo que están también a otras cosas…

      Necesitamos ejemplos y figuras que generen una imagen de nuestra actividad y sirvan de modelo para muchas personas. El concierto clásico actual por ejemplo no es la imagen más atractiva para conseguirlo. Esto va a exigir grandes cambios. Creo que lo primero que hay que hacer es entre todos modificar esa imagen dentro de la sociedad. Y a ello contribuimos cada uno de nosotros.

      Otro ejemplo: Paco de Lucía con el flamenco. Él ha contribuido a hacer la “marca flamenco” un fenómeno internacional y gracias a él y a otros goza de muy buena salud. Hay mucho terreno además que recorrer con todo ello. Y esto no se ha hecho a golpe de leyes ni de asignatura de flamenco en el colegio precisamente.

      Como decía en el post, si aproximadamente el 10% de la población se interesa por la cultura, ¿no hay mucho que arañar ahí? Yo creo que es posible, pero exige hacer cosas nuevas y cambiar de mentalidad. Fácil no va a ser desde luego.

      Un saludo y gracias por tu comentario!

Next ArticleEl público del siglo XXI