publico en concierto

¿Por qué vamos a un concierto?

Esta pregunta, en apariencia simple, encierra cuestiones mucho más complejas de lo que puedes imaginar. Lo más lógico sería pensar que una persona asiste a un concierto porque le gusta un determinado tipo de música. En la práctica, sin embargo, los motivos por los que te decides por un concierto y no por otro responden a diferentes factores, entre los que la componente social resulta fundamental. En esta entrada vamos a ver por qué.

 

publico en un concierto

Impressions, Audience de Next Berlin. Derechos.

Lo primero te voy a preguntar algo muy sencillo: ¿qué teléfono móvil tienes?

¿es un Iphone?, ¿un Samsung de gama media?, ¿un ladrillo del año 1999? (poco probable este último 😀 )

El marketing estudia muy a fondo los patrones de decisión para saber por qué una persona compra un producto y no otro. Lo tienen todo perfectamente analizado y nos conocen a la perfección. Más desde que las nuevas tecnologías ofrecen información a granel sobre nuestros gustos y preferencias.

Además ocurre que nuestros gustos y decisiones de consumo están en gran parte influidos por los grupos sociales a los que pertenecemos: dónde hemos crecido y dónde y con quién nos movemos, nuestra familia y amigos.

Pero me he desviado del tema: ¿qué tiene que ver todo esto con ir a un concierto de rock, de música clásica, de música tradicional japonesa o de flamenco?
Pues todo.

La pertenencia a determinado grupo social influye de manera decisiva a la hora de comprar un móvil o cualquier otro objeto, y también como es lógico en el consumo de productos culturales: cine, literatura, música, ir al teatro (o no), ir a museos y exposiciones (o no), etc.

Esto no quiere decir que te tenga que gustar Chopin o Tomatito necesariamente según donde hayas crecido. No obstante, bajo la influencia del factor social a lo largo de tu vida, sí que va a ser mucho más probable que vayas a un concierto donde programen música similar a Chopin o Tomatito (música clásica o flamenco en este caso).

 

Un concierto es un acto social

 

¿Cuántas personas del público de un concierto cualquiera asisten sin compañía simplemente porque les gusta esa música? En general, muy pocas: la mayoría del público va acompañado de su pareja, amigos o familiares.

La componente social en un concierto es muy alta. El que asistamos en compañía de otras personas es solamente la punta del iceberg. Por detrás queda todo el proceso anterior que ha configurado nuestro gusto para ese tipo de música y sobre todo la costumbre o el hábito de ir a conciertos de determinado tipo con personas determinadas. Un proceso muy largo que empieza en la infancia bajo la influencia de nuestra familia y va evolucionando según nos hacemos mayores y vamos ampliando nuestros círculos sociales.

El concierto es además un foro social donde vivimos unas experiencias que compartimos con los demás. Nos emocionamos juntos, comentamos cómo nos ha gustado / nos ha disgustado, comparamos con otros conciertos similares en los que hemos estado, con otros músicos o intérpretes, etc.

Por otra parte el gusto musical viene también en gran parte influido por lo social. Por ello, entre otras cosas, es por lo que por la calle no verás a un grupo de adolescentes escuchando música clásica. La música clásica en general  no es “cool” entre el público joven y se suelen ver más atraídos por otro tipo de estilos musicales.

También ocurre en el caso de la ópera, que a lo largo de los siglos ha sido de gran importancia para una parte importante de su público como lugar donde presentarse en sociedad, más que por la música en sí misma.

 

Esto lo experimenté yo sin quererlo hace unos años. Cuando estaba en el instituto acostumbraba a escuchar cosas como rock progresivo, jazz o música clásica en excursiones o asignaturas como “plástica”. Ya ahí me di cuenta del papel que puede jugar la música en el rol social con otras personas: según escuchaba una u otra música tenía más o menos gente a mi lado 😀

 

Esta “socialización musical” tiene especial importancia en la primera juventud, cuando empiezas a compartir tus gustos musicales con tus amigos y vas forjando tu identidad como individuo. De ahí la gran importancia de la educación musical en la que participa tu familia por un lado y los centros educativos por otro.

 

Los grupos sociales: cada vez más y más complejos

 

Hace décadas la sociedad era mucho más homogénea y se podía dividir de forma simple y a grandes rasgos en tres grupos:

 

  • Case trabajadora
  • Clase media o burguesa.
  • Clase alta

 

Así, el concierto de música clásica tal y como lo conocemos, fue desarrollado en el siglo XIX por la nueva burguesía pudiente que quería, como la aristocracia y la nobleza, disfrutar de la música en directo de los mejores compositores del momento.

 

El jazz, el rock y las músicas populares por su parte se desarrollaron durante el siglo XX en general desde las clases trabajadoras. Hoy día, no obstante, este simple esquema ha cambiado mucho: mediante la cultura “pop”, la globalización y otros fenómenos se ha mezclado todo y se ha vuelto mucho más heterogéneo y complejo.

Por supuesto, las clases sociales siguen existiendo, pero ahora esas tres categorías principales se han difuminado, englobando grupos muy diversos, con distintos intereses y gustos.

Para que lo entiendas mejor, no tienes más que pensar en un producto: el coche.

 

  • Hace 40 años (años 70),  tenías unos pocos modelos, a elegir entre una decena de marcas: Citroen, Peugeot, Fiat, Renault, Seat, BMW, Audi, Mercedes y unas pocas más.
  • Hoy tienes miles de modelos: muchas marcas, distintas estéticas y motores, así como tamaños y usos de todo tipo: utilitario, urbano, compacto familiar, compacto deportivo,, berlina media familiar, berlina media deportiva, todoterreno pequeño, todoterreno grande, etc…

 

Esto no es casualidad, sino que responde a la pluralización de gustos, usos y necesidades. Las marcas no crean tanta variedad sin que sepan que va a haber una demanda. Para ello tienen una estrategia de comunicación y de marketing orientada a cada grupo social.

Grupos sociales actuales

Uno de los estudios más interesantes para conocer los diferentes grupos sociales actuales es el del Instituto Sinus, que ofrece el siguiente esquema para entender cómo se construye la sociedad en Europa occidental:

 

sinus milieu europa

Para el caso de españa presenta un modelo particular, según las características de nuestro país, que sería algo similar a la siguiente imagen:

 

sinus milieu espana

 

Todos estos grupos describen a personas que piensan, sienten y viven de forma similar. Suelen compartir posturas, valores y actitudes semejantes así como ideas parecidas respecto al trabajo, la familia, el tiempo libre y el consumo. Como puedes ver están mezclados los unos con los otros, por lo que algunas personas pueden estar a caballo entre dos o tres grupos.

Podemos observar dos ejes: en el vertical se hace referencia al estatus social (alto-medio-bajo) y en el nivel horizontal al grado de “conservadurismo”: a la izquierda los más tradicionales y a la derecha los más inquietos / innovadores. La edad juega un papel importante, estando los jóvenes en general en la parte derecha.

NOTA: el nivel alto no se refiere a “clase alta”. Por ejemplo un profesor de universidad estaría por su educación y trabajo en el tramo superior, sin necesidad de tener elevados ingresos.

En un concierto podrás encontrar varios de estos grupos. Por lo general, si vas repetidamente a conciertos de determinado tipo, verás que los grupos mayoritarios suelen mantenerse.

 

¿Cómo me ayuda saber esto si soy músico?

 

Según el tipo de música que hagas, cómo la presentes y en qué lugar actúes, tendrás más representantes de unos grupos o de otros.

 

Cada grupo se siente atraído por un determinado código estético y social. De esta forma, les llamará atención un determinado concepto y formato, que debe ir acorde con la forma en que lo promocionamos, presentamos y comunicamos.

 

Así, se pueden observar ahora mismo dos tendencias interesantes:

 

  • La música clásica, en su actual formato de concierto representa solamente de forma mayoritaria al grupo “Burguesía establecida”. De ahí que si ese grupo decrece, haya que buscar nuevos formatos y conceptos para atraer nuevos públicos de otros grupos.
  • El flamenco, que originariamente estaba ligado a personas de los grupos “Tradicionales” y “Populares precarios”, en los últimos años ha conseguido atraer la atención de otros grupos, como los “Consumidores adaptados”, “Vanguardistas” y “Post-Modernos”. Esto es lo que quiere decir que el flamenco está de moda: es atractivo para un conjunto de grupos sociales muy diverso.

 

Cambia el lugar y el código estético: cambiará tu público

 

En otra entrada ya hemos hablado de ello: la misma música presentada de otra forma y en otro lugar atrae a públicos distintos. En Alemania lo saben bien, y son capaces de reunir a 50.000 personas en un concierto de música clásica haciendo cambios en el formato y el lugar.

El flamenco se ha representado tradicionalmente en pequeñas comunidades de gente y peñas flamencas. Desde que se expandió a otros lugares y se vio su potencial, su público ha aumentado exponenciamente. A Paco de Lucía le decían al principio que “no tenía respeto”. ¿Hubiera tenido de otra forma el flamenco sin él la presencia que tiene ahora?

Si quieres salirte de los caminos ya hechos, hay mucho por descubrir fuera de ellos… ¡Adelante!

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

4 comments

  1. Juan

    ¡Enhorabuena por este estupendo e inspirador blog! Seguid así. Saludos.

  2. Mihaela Duma

    Buen post,Mario Nieto.Enhorabuena!

Next ArticleCómo ser un músico freelance con éxito