Respuesta a un lector: ¿son positivos los cambios actuales en la música clásica?

En esta entrada trato de responder a un comentario muy interesante de uno de nuestros lectores al hilo del reportaje sobre ClassicalNext. Creo que merece una entrada propia.

 

El comentario surge en parte por nuevas formas música como el dúo 2cellos:

 

 

Voy respondiendo por partes:

 

Yo creo que ni la música, ni el formato ni la presentación influyen para nada si el público está educado; por supuesto, la realidad es que NO lo está…

En mi opinión, sí influye y mucho el formato y la presentación, pues la música es comunicación y como comunicación evoluciona también en sus formas. Lo mismo que hoy día tenemos Powerpoint, vídeos, infografías, elementos gráficos de todo tipo para mejorar el proceso comunicativo en conferencias, charlas, presentaciones, etc, creo que sería un error cerrarse a utilizar todas las posibilidades que tenemos para comunicar la música. En ese sentido me gustaría resaltar tres puntos:

 

  • Una buena introducción a un concierto prepara al público para escuchar la música de otra forma.
  • La interacción con el público hace lo que sucede en el escenario se sienta más cercano.
  • Un cambio en la presentación o en el formato puede conectar con un público que de entrada no tenga afinidad con ese evento social que es un concierto: la misma música tocada igual en un auditorio y en un club de jazz, atrae a distintos tipos de público.

 

En la Fundación March, por ejemplo, se hacen charlas antes de algunos conciertos desde hace tiempo y funciona muy bien.

 

No obstante, considero un retroceso y no un avance lo que se hace y se está haciendo con los músicos y las agrupaciones musicales hoy en dia. Estamos obligados (cada vez más) a participar en iniciativas que poco o nada tienen que ver con lo que era la música hasta hace poco, todo para “acercar la música a otros públicos” , todo para VENDER MÁS, en el fondo cualquiera con sentido común ve eso en todos los ámbitos, no sólo la música; TODO POR DINERO. Consiguientemente, lo que era un Arte ha perdido todo o gran parte de su valor. Prueba de ello es tu cita, donde hablan de ‘sobrevivir’ gracias a la innovación.

 

Bueno, la música clásica también ha sido un negocio muy lucrativo durante muchos años y sigue siéndolo, aunque en menos medida. Que se lo digan a Wagner, que murió bien rico, o a Karajan, que ganó millones de euros vendiendo discos, disparando el caché para sus conciertos. La lista de músicos es interminable: entre otros Anne Shophie-Mutter, Isaac Stern, Isaac Perlman, Barenboim, etc, algunos de los cuales no han aceptado durante temporadas tocar por cachés inferiores a números bien estratosféricos que se han manejado en las últimas décadas. Es decir, el afán por vender no es algo precisamente nuevo.

 

Hay un libro de Norman Lebrecht que se llama ¿Quién mató a la música clásica? donde da cuenta entre otras cosas de los honorarios de músicos como Isaac Stern durante los años 90: 45.000$ por concierto, y si no se pagaban no tocaba. Algunas instituciones entraban en pérdidas sólo de programar a estos artistas. Creo que no se puede negar la gran importancia de la componente económica en la música. Y también formaba y forma parte de lo que era y es ese “arte”, hace poco y ahora.

 

En ese sentido, también las orquestas necesitan financiarse de algún modo. La financiación pública en Europa sigue teniendo mucha importancia. Para que ello sea sostenible, pienso que es importante reivindicar su papel dentro de la sociedad y la comunidad. Esto es lo importante para el político que al final decide la asignación económica. ¿Qué papel juega una orquesta en esa sociedad? Si esto pasa por hacer conciertos didácticos, acudir a las escuelas y formar parte de la comunidad en la que están, creo que tiene un punto muy positivo para hacerlo sostenible.

 

El hecho de que ahora veamos estos cambios, pienso que tiene que ver con que hasta ahora, todo había ido sobre ruedas y no se veía tanto todo ese entramado “capitalista” que subyacía en la actividad. De ese modo parecía todo muy idílico y muy artístico, con financiación pública para todo, pero no ha sido así tampoco a lo largo de gran parte de la historia.

 

Reitero, si a la gente le aburre la música clásica puede ser por gusto (no hay que obligar a nadie!) o por MALA EDUCACIÓN. No hay que cambiar la música clásica, sino al oyente. Hay que educar a la gente a distinguir entre la basura y la música de genios como Bach, Beethoven, Brahms, etc. La gran mayoría no sabe ni siente la diferencia. Triste, estar en el siglo XXI y ver cómo se degrada todo. Hacemos todo al revés siempre, nunca comprenderé al Homo Sapiens (muy poco Sapiens, por lo visto), por eso la gente esta atontada con la música comercial (ligera y sin significado), con la TV, Internet y demas tonterías/distracciones. Y es precisamente eso lo que están haciendo con la Clásica, convertirla o acercarla a la música ‘comercial’, que solo contribuye a la atrofia del oyente y su criterio; lo que vemos hoy en día.

 

Es cierto que la sociedad es muy imperfecta y que todos los cambios de los que hemos podido beneficiarnos con el acceso masivo a la cultura y la educación, no han traído lo que muchos esperábamos. En ese sentido la cultura de masas tiene también bastantes aspectos negativos.

 

No obstante creo que habríamos de preguntarnos qué ha pasado para que después de 24 años en España y tras la entrada de la LOGSE en funcionamiento, educación musical en todas las etapas educativas, creación de cientos de escuelas de música, etc, no haya aumentado el interés de los jóvenes por la música clásica. En ese sentido, parece no ser solamente un problema español. En el siguiente estudio, un país como Finlandia, que tenemos como ejemplo de sistema educativo, no ofrece resultados muy diferentes, por lo que a lo mejor habría que cuestionarse qué se está haciendo en esas clases. Claro, que si mucha de esa gente se interesa por otras músicas como el jazz, el rock progresivo, el flamenco o la música electrónica no comercial además de lo comercial, ¿es un fracaso porque no lo hacen por la clásica o contemporánea? ¿Es el problema la enseñanza musical? Quizá pasa también que lo vemos sólo desde nuestro prisma… ¿Cómo debe ser entonces la educación musical? Una pregunta no poco compleja 🙂

 

En cuanto a lo de cambiar al oyente, me parece una tarea imposible sin la ayuda de un puente que acerque el formato tradicional a un público joven, que de manera general siente ese formato como algo ajeno a su realidad cotidiana. Creo que más que cambiarlo, hay más posibilidades de que se interese por el formato tradicional con este nuevo tipo de propuestas que cerrándose en banda y “esperando que la cultura llegue a la sociedad a través de la educación en los colegios y en las casas” y quejándose de que no lo hace.

 

Creo por otra parte que entre la “basura” y la obra de los genios mencionados hay muchos grises y diferentes interpretaciones o puntos de vista. A un público culto y educado también puede no gustar nada Schoenberg o Sciarrino. Quizás a otro Mozart o Vivaldi. Y a otro el jazz o el rock progresivo… En el fondo no es posible sacar ninguna conclusión objetiva. Claro que estoy de acuerdo en que sería deseable enseñar a apreciar la música de Beethoven, Brahms, Bach etc etc, pero ello requiere también aplicar buenas estrategias que funcionen.

 

Veo como los valores de los grandes músicos del pasado se pierden en las innovaciones absurdas y superficiales actuales, como mezclar estilos que nada tienen que ver, dar conciertos de una dudosa calidad y preparación, etc. Conozco personalmente a uno de los cellistas de 2 Cellos y me parece muy triste que tengan que recurrir a eso para venderse.

 

Respetando tu opinión, pienso que innovaciones absurdas y superficiales se podrían considerar también muchas de las músicas de vanguardia del siglo XX, todo depende del cristal con que se mire. Berio, compositor de gran éxito en el ámbito de la música contemporánea mismamente utiliza en su Sinfonía la técnica del collage. Véase el minuto 10:20 de esta grabación.

 

 

Por otro lado, “dudosa calidad” se puede aplicar también a multitud de conciertos de música clásica. Es por otra parte una cuestión subjetiva. No me parece en cualquier caso que 2cellos o Francesco Tristano tengan poca calidad o poca preparación, todo lo contrario. Además se lo pasan bien y parece que disfrutan bastante. No veo el problema.

 

Los genios compositores de cada era y estilo pasados estaban SIGLOS por delante de sus generaciones. Su musica era más para AHORA que para el PASADO y eso se ve claramente. La gente que opina diferente no está formada culturalmente ni tiene idea de lo que habla o de lo que hace. Ahora se innova por innovar (porque soy especial y original) y eso es despreciable, demuestra poco o ningún respeto por lo que escribió un artista y compositor; alguien que probablemente tenía más talento y entendimiento musical que muchos músicos reconocidos actuales. Cuando sea más fácil encontrar basura que conciertos serios de música clásica, respetuosos con el Arte, podremos decir que la música clásica ha muerto. Estamos muy cerca…

 

Resumo mi opinión en los siguientes puntos:

 

1) Innovar por innovar por ser especial y original se podría aplicar también a buena parte de los compositores de la segunda mitad del siglo XX. Ha habido también un afán de innovar simplemente por buscar la individualidad de una obra o de una técnica, incluso aunque importara más el proceso mismo que el resultado sonoro.

 

2) Pienso que la imagen del “genio compositor” es una construcción basada sobre todo en la idea que se creó en el siglo XIX del genio-artista, de la cual todavía no nos hemos desprendido. Esto hace que muchos compositores actuales sigan en esa idea de “genio incomprendido” al que todavía no se entiende, por adelantarse a su tiempo. Beethoven tuvo éxito en su tiempo, también lo tuvieron Monteverdi, Gluck, Verdi, Rossini, Chopin, Liszt, Shostakovich, Stravinsky, Pink Floyd, Bill Evans, Keith Jarrett o Paco de Lucía entre otros muchísimos. Por otro lado tengo dudas también de que su música fuera más para ahora. Al menos gran parte no lo era en su función y concepción.

 

3) Pongo adrede estos últimos ejemplos que no son músicos de clásica en la lista porque creo que aún queda mucho de elitismo en la música clásica. En mi opinión hay magníficos ejemplos de música que puede ser considerada arte dentro del rock progresivo, el jazz u otros estilos musicales, al mismo nivel que la música clásica. De hecho conozco a un buen número de músicos profesionales clásicos a los que les gusta y lo consideran al mismo nivel artístico.

 

4) Es quizá esa “seriedad” la que puede llegar a jugar en contra de la música clásica. Pienso que el ir a un concierto no puede entenderse solamente como ir a escuchar música en vivo. Es un acto social al fin y al cabo, con unos grupos sociales definidos que se decantan por unas propuestas o por otras. No es solamente una cuestión de gusto musical, sino que está profundamente enraizado con el grupo social al que pertenece ese público. A su vez el propio gusto también está influido socialmente. Al final el que una persona asista a un determinado concierto es una cuestión muy compleja.

 

5) Creo que si una parte de la sociedad que llamamos culta lee libros, viaja, se interesa por el arte, va a museos y exposiciones o le gusta el cine independiente, bien puede ser capaz de interesarse por la música de cualquier estilo no comercial, incluida la música clásica. Quizás esto también requiera de una labor de marketing y de pensar en el público. Los museos lo hacen y han cambiado mucho en los últimos años, no veo por qué la música no puede hacerlo también.

 

En resumen, pienso que la música es un ente vivo que va cambiando según pasa el tiempo. Nos sorprenderíamos mucho si volviésemos a los siglos XVIII y XIX y descubriéramos que la idea de la música que se interpretaba y se hacía en la época, quizá era muy diferente a la construcción que hemos hecho de ello. Todos los compositores además se debían al gusto de sus mecenas, aristócratas, nobles o público que les financiaba por lo que es lógico que más allá del “malvado mercado”, la música siga tratando de conectar con el público como hace el dúo 2cellos, con gran éxito por otra parte.

 

Por último dejo otro ejemplo más de cómo transformar material de música clásica en… otra cosa. Escucha el primer ejemplo y mira luego de dónde procede…

 

 

 

Muchas gracias a “Músico” por su comentario. Creo que debatir estas cuestiones es muy enriquecedor para todos. Me gustaría abrir el debate para que tú también participes:

 

Si tienes formación clásica, ¿te gustan el rock progresivo, el jazz u otros estilos musicales?

 

Si eres músico de jazz, flamenco o música moderna, ¿qué opinas de la música clásica? ¿Qué piensas que está pasando con ella?

 

¿Crees que debe mantener el status superior que ha tenido en muchos círculos hasta hace poco tiempo en contraposición a otras músicas comerciales y populares?

¡Compártelo si te ha parecido interesante para que más personas opinen!

 

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

10 comments

  1. Pingback: Debate: ¿son positivos los cambios actuales en la música clásica? | miguel galdón

  2. Musico

    Veo que la respuesta genero polemica y algun malentendido asi que aclarare las cosas un poco y creo que al final estaremos todos bastante de acuerdo aunque logicamente diferamos en algunos gustos e ideas.
    A grandes rasgos, antiguamente la ‘musica culta’ estaba reservada a la ‘elite’, Iglesia o nobleza; una clase social mas educada o culta que el pueblo, el cual tenia la musica popular y la tradicional, si no me equivoco. Hoy en dia no es muy diferente aunque todo ha sufrido cambios y evoluciones importantes. Aun se ve elitismo en la musica clasica, como se ve en muchas otras areas como la politica, etc. Es triste pero cierto que, en la Sociedad actual, para gozar de prestigio en ciertas areas hay que poseer talento y trabajar duro, pero mas importantemente tener dinero, contactos, o ambos. No me parece bien ser elitista en ningun area, pero el hecho de que la musica antes fuera escuchada por la nobleza hacia posible el concierto como algo que hoy en dia esta generalmente olvidado en esencia. No hacia falta explicar nada ni presentar nada dado que la mayoria del publico conocia a los compositores y la mayoria del publico de musica ‘culta’ tenian nociones de musica, al menos las mas basicas, que eso lo que la mayoria de la gente no tiene hoy en dia (aunque la musica se incluya en la LOGSE, la formacion es bastante escasa, siendo generosos). Y el pueblo disfrutaba de otra musica diferente. En mi opinion, esta es la verdadera razon por la cual la gente disfruta mas en casi cualquier otro sitio que en un concierto de Musica Clasica; carecen de la formacion necesaria para comprenderla realmente y percibir la profundidad y belleza de este Arte, antes no accesible al pueblo. Por eso digo que hace falta educar mejor a la gente, es la unica solucion para que puedan disfrutar en mayor medida y mas profundamente del Arte verdadero, y no los productos ‘comerciales’ y de mala calidad con los que nuestros Gobiernos intentan ‘nutrir’ nuestras vidas intelectuales. En cuanto a esto, considero que no solo la Musica ha evolucionado, sino que el Publico tambien, claro ejemplo es que hoy en dia todo el mundo tiene acceso a todo lo que quiera y la Musica Clasica no esta reservada para la nobleza y la Iglesia. Ahora todo el mundo puede estudiar Musica si lo desea, pero habria para mucho rato discutir si esta ‘Evolucion’ es siempre buena…
    No pretendo menospreciar al publico ni a los oyentes, y entiendo que haya todo tipo de gustos para el Arte, para eso somos libres de escoger ir o no a una exposicion o ir o no a un concierto. Sin embargo, volvere a mencionar el DINERO porque creo que es raiz de casi todos los males del Mundo. Cuanto dinero se destina a Cultura y Educacion y cuanto a Defensa, Politica, etc.? Y al futbol? Podriamos hablar mucho sobre este tema, el caso es que Cultura y Educacion nunca reciben lo necesario porque en el fondo a los que gobiernan el ‘Sistema’ – como bien dices no es un problema de nuestro pais sino un problema a escala mundial – no les interesa tener al pueblo educado. No quiero entrar en debates sobre como el Mundo seria mejor sin Dinero, como nos manipulan a traves de la TV, las redes sociales y demas etc., asi que intentare centrarme en lo musical.
    En ningun momento pongo la musica clasica por delante de otros generos como el Jazz, Paco de Lucia, 2 cellos y los demas ejemplos que muestras – son perfectamente validos como Arte!! Pero todos sabemos que abunda la ‘basura’, que de hecho es de lo que mas se escucha y de lo que mas recauda, y ya no solo en el ambito musical. No dare nombres. Pero cuando el Arte se convierte en puro entretenimiento o en innovar para hacer dinero o fama, creo que al final la Cultura y el Arte sufren, o incluso corren peligro de muerte. Hoy en dia hay gente muy valida, la Historia de la musica se encargara de que nunca los olvidemos, pero tambien es cierto que incluso los mas validos tienen que ‘venderse’ en un momento dado a la industria o a alguien para darse a conocer o para sobrevivir. Bendito Don Dinero, una vez mas…
    Creo que es responsabilidad de todos, si no queremos que la Musica Clasica muera como tal, educar a la gente mejor musicalmente. No hay que obligar a nadie a escuchar Bach o Schonberg, o a los Beatles o Paco de Lucia, si no les gusta. Somos libres de decidir y tener gustos dispares. Pero creo tambien que cada cosa tiene su lugar y que mezclarlo todo con todo no es quizas la mejor idea… Cada vez abundan mas los espectaculos, arreglos y potpourris sin sentido, que en mi opinion solo empeoran las cosas haciendo pensar a la gente que la Musica es superficial, un hobby incongruente y sin sentido de unos freaks, o peor aun, un simple y mero espectaculo y/o pura diversion. A cualquier musico clasico que dedica 6-8 horas diarias de estudio o mas (y durante toda su vida) a su instrumento con todo el amor y la dedicacion del mundo le duele ver como sucede esto con un oficio que antes era considerado tan respetable como cualquier otro. Y a eso es a lo que me refiero con la ‘degradacion’ del Arte y los artistas, y de la Musica Clasica en general, creo que esta en proceso. No es malo innovar si se hace con respeto, con sentido y bien (como han hecho, hacen y haran muchos artistas siempre!), pero no puedo defender hacer por hacer o vender por vender, esto no contribuye a que la situacion cambie, al menos desde mi punto de vista. Hay que hacerlo con calidad, y creo que tus ejemplos todos la tienen, asi que al final no opinamos de manera tan dispar… Hay basura en Clasico tambien, y mucha, pero eso dependera principalmente de la calidad y formacion de los profesionales encargados y de lo que hemos comentado anteriormente. Creo que estaremos de acuerdo al menos en que si acostumbras al publico a la buena calidad eso sera lo que consuma, y si lo acostumbras a la mediocridad se quedara en ella y no querra ir mas alla…
    Un saludo!

    • Hola Músico,

      Gracias de nuevo por tu comentario.

      Efectivamente en muchas cosas estamos de acuerdo: más dinero para educación, cultura. Evidentemente no interesa un pueblo educado pues es menos manipulable.

      No obstante en cuanto a la música, creo que también podríamos separar la música en sí misma del concierto y en concreto del concierto clásico. Hoy en día escuchar música es más fácil que nunca. El formato de concierto en sí, por una serie de circunstancias, entre otras de índole social, está en crisis. Ese formato procede del siglo XIX, por lo que tiene que haber alternativas para hacerlo más atractivo sin perder calidad y sin irse a soluciones “comerciales”.

      Estoy de acuerdo en que la cultura del entretenimiento y de lo fácil no es positiva. Que esto cambie necesita mucho de la educación, pero volvemos a lo de antes: no hay voluntad.

      “No es malo innovar si se hace con respeto, con sentido y bien ”

      Claro, pero ¿cómo se hace de esa forma y quién decide si esa innovación es con sentido y respeto? Beethoven o Paco de Lucía fueron innovadores y no se consideraba en su momento que tuvieran mucho respeto….Por otro lado, también se podría tachar a Paganini, Liszt o las competiciones de improvisación del siglo XIX de “superficiales” o de “fuegos artificiales”. Lo cierto es que todo es muy subjetivo…

      Lo que pasa también es que se forma a muchísimos músicos para hacer unas cosas, que llegado un punto, por A o por B no tienen cabida en la sociedad. Y es una pena porque muchos de ellos ni siquiera tienen herramientas para plantearse por qué est0 es así y cómo se puede cambiar. No creo que la solución sea seguir creando conservatorios y escuelas de música y hacer lo mismo que hasta ahora, puesto que ya hemos visto que no es suficiente. Pienso que habrá que contemplar otro tipo de opciones. Quizá muchas de estas se basen en prueba y error hasta encontrar la que funciona, pero habrá que probarlo.

      Un saludo!

  3. Coco

    Mi respuesta a Musico, que iria en la línea de lo comentado por Mario Nieto sería que se leyera el primer capítulo: “Escucha Esto: Cruzar la frontera de la clasica al pop” del libro: “Escucha esto” de Alex Ross, (Seix Barral, 2012). Este volumen es una recopilación de artículos del autor, una de las actuales autoridades mundiales en el periodismo y la crítica musical; (dicho capítulo es en realidad una reproducción de su artículo del 16-2-2004 en la revista “The New Yorker”).

    Todo el libro lo recomiendo leer, pero en especial este capítulo que hace tambalearse a gran parte de los conceptos, opiniones y convencionalismos que se han venido teniendo desde hace muchas décadas sobre la “música culta” y “la otra”, sus formatos de representación y sus problemas de aceptación, y que han llevado, sobre todo a la primera, al callejón sin salida actual.

    • Hola Coco!

      Gracias por tu comentario. En efecto, el libro de Alex Ross da una explicación muy convincente a algunos los cambios que están teniendo lugar y muchos que aún no hemos visto. Y es que muchos de los conceptos y opiniones que se manejan ni siquiera tienen sustento histórico, sino que son construcciones que hemos hecho de la música clásica en el último siglo.

      Un saludo!

  4. Teresa Yáñez de Ruiz

    Hola Mario, te quiero felicitar por esta entrada. ¡Qué paciencia, tolerancia y respeto para responder a Músico! Y acierto en los ejemplos -vídeos- y sugerencias escritas. Como coincido en todo no redundo en detalles. Creo que todos los músicos clásicos llevamos algunos años dándole vueltas a la manera de acercar al público actual a nuestra música -en especial al público joven- y vemos que, aunque el cambio en el formato de concierto, la incorporación de tecnologías -en especial de tipo visual-, las charlas, la combinación con otros estilos o en otros espacios, dan buenos resultados, seguimos con la sensación de que no es suficiente, de que podría haber más gente interesada.
    Los conciertos masivos de los 2cellos lo son porque casi todo el programa se basa en covers (arreglos) de rock/pop o estilos que siempre atraen a mucha gente! Ahi popularizan un ‘instrumento clásico’ pero no tanto un ‘repertorio clásico’. Otra cosa es el fenómeno Lang Lang en China, por ejemplo, con sus conciertos llenos de niños y jovencitos, pero que también se debe a circunstancias muy particulares.
    Aludir a la educación es, como ya se ha visto, utópico y poco efectivo. En todo caso se debía enfocar no a que los niños solfeen o toquen por enésima vez en la flauta el Himno a la Alegría, sino a que escuchen, que aprendan a escuchar….
    Yo lo que percibo, aún con mis alumnos o con mi hija que es pianista (18 años) es que la relación de la vida cotidiana actual con la música clásica es realmente complicada y casi incompatible. La velocidad con lo que todo se mira, se escucha, se mueve, no combina con tomarse muchos minutos para disfrutar de algo, algo que es complejo, pero también seguramente más largo que cualquier canción de 3 min ¡o 5! pero que pueden parar al 1’30 porque luego repite….a muchos alumnos les gusta tocar sus obras de clásico pero no les va lo de escucharlo!! Están muy acostumbrados a saltar de una cosa a otra en la web, en el mp3, en el youtube. Hoy tenemos al alcance TODA la música, -por lo que ninguna en teoría podría ser ya considerada como “elitista”- pero no sé cuánto tiempo nos podemos tomar para disfrutar de esa ventaja.
    Para poder disfrutar de algo que es ciertamente complejo, tan rico, o lleno de sutilezas, o de historias, se necesita tiempo. Tiempo para conocerla bien, para repetir una y otra vez esa sinfonía completa, o ese movimiento! que es cuando más gusta, cuando ya lo conocemos….y la vida como está organizada ahora deja poco espacio para ello. Tal vez se tenga el tiempo, pero hay tanta cosa que ver/hacer a la vez, que no se lo toman, ni muchos adultos.
    Yo sólo espero que no terminemos como en esa peli acción/ficción Demolition man :)) escuchando como “Lenina Huxley” y sus contemporáneos sólo jingles de publicidad.
    Saludos!!

    • Hola Teresa!

      Lo que apuntas es totalmente cierto. Yo también observo esa dicotomía en las nuevas generaciones: una cosa es aprender un instrumento y tocar esa música en las clases, y otra ponerte tranquilamente a escuchar ciertas obras, y ya no digamos ir a un concierto. Son temas aparte, aunque a menudo los metemos todos en el mismo saco.

      Creo que no somos todavía conscientes de la cantidad de cambios a todos los niveles que están ocurriendo en los últimos tiempos. Como tú misma observas en tu hija y tus alumnos, ellos tienen otra forma de enfrentarse al día a día. Ir contracorriente e intentar oponerse a estos cambios es inútil, por lo que no queda otra que entender la realidad lo mejor posible y adaptarse a ella.

      En el siglo XVIII la música instrumental era aún considerada “música menor” respecto a la música vocal. No fue hasta finales de ese siglo y principios del XIX cuando se consolidó su importancia. Es muy posible que durante el siglo XXI suceda lo mismo con las músicas populares. De hecho ya está pasando, y cada vez más están integradas en la enseñanza, tanto en la escuela como en los conservatorios. En ese sentido, como tú dices, lo importante es enseñar a escuchar y disfrutar de la música, sea la que sea y en la forma que sea. Abrir a las nuevas generaciones la perspectiva más allá de lo que están acostumbrados, sea jazz, rock, música clásica o músicas del mundo.

      Un saludo!

  5. Pingback: Debate: ¿son positivos los cambios actuales en la música clásica? - miguel galdón

  6. Pingback: Claves para el futuro de la música clásica | Javier Olmeda & Miquel Carbonell

Next ArticleEntrevista al compositor Luca Francesconi