5 retos y 4 claves para la programación musical. Expoclásica 2014 (2)

Continuamos en este post con el reportaje sobre Expoclásica. Si en la primera parte hablamos de marca personal, relacionada con la imagen que genera nuestra actividad o el “marketing” de la misma, en esta segunda vamos a ver un aspecto más básico: el producto mismo. ¿Qué programación musical se está llevando a cabo? ¿Cuáles son los retos en los que enfocarse? ¿Cómo se puede dinamizar la oferta musical para que sea más atractiva para el público? Sobre estas y otras preguntas hubo un enriquecedor debate durante el I Foro Nacional de Programadores de Música Clasica organizado dentro de las jornadas.

 

mesa redonda expoclasica

Ponentes de la mesa “Retos y nuevas perspectivas de la programación musical” en Expoclásica

 

 

Durante sucesivas intervenciones en distintas mesas redondas, varios ponentes de instituciones y empresas diferentes manifestaron su opinión al respecto. A continuación te presento dos las intervenciones más interesantes:

 

5 retos, por Miguel Ángel Marín, Director del Programa de Música de la Fundación Juan March

 

Miguel Ángel Marín Fundación March

Miguel Ángel Marín exponiendo sus cinco retos para la programación musical

 

  • El programador debe tener una función creativa, más allá de la función administrativa. Esto es presentar la música bajo luces distintas: como un comisario de exposiciones en el ámbito de los museos. Un programador debe crear itinerarios de escucha y ofrecer conexiones entre autores y obras, así como detalles de la propioa música que en un principio no resultan obvios.

 

  • La mitad de las obras programadas en conciertos corresponden a 22 autores y un cuarto a solamente 10 autores. ¿Hay más música digna de ser interpretada aparte de la de los grandes compositores que ya conocemos? Muchísima. ¡Pues hay que tocarla!

 

  • Hemos hecho un gran avance en la recuperación de música española que estaba por descubrir en archivos, catedrales. etc. Pero el trabajo no acaba ahí. Ahora el reto es integrar toda esta música en los programas evitando el “efecto sandwich”: lo de siempre por arriba, lo de siempre por abajo y entre medias, sin que se note mucho metemos la obra española. Hay que reivindicar su papel como música al nivel de cualquier obra del repertorio común.

 

 

  • El público. Para Miguel Ángel es un falso problema que el público está envejecido en conciertos de música clásica, pues por otro lado es una generación muy numerosa y con mucha experiencia. El público digital también lo nombró como un aspecto muy importante a seguir desarrollando.

 

 

 

  • El formato de concierto. Miguel Ángel apostó por ser cauto a la hora de salirse del formato tradicional de música clásica, pues en su opinión, mucha música requiere de este protocolo. De esta forma se pueden plantear otro tipo de formatos pero cuando la ocasión lo requiera y no de manera gratuita.

 

 

En mi opinión, Miguel Ángel dio muchas de las claves para trabajar con la programación musical en cualquier institución o espacio hoy en día. Una programación sobre todo pensada como un acto de creatividad, mostrando al público nuevas perspectivas sobre una música determinada. Habló además de “sorprender” al público, yendo en contra de las propias expectativas de éste como forma de crear interés y despertar la curiosidad.

Sí he de decir que no estoy del todo de acuerdo en cuanto a que no haya un problema real de público o que no sea un problema el que pocos jóvenes se interesen por la música clásica. En mi opinión es precisamente con el último punto con el que se podría experimentar más: el formato de concierto.

 

Quizá una Yellow Lounge no quepa en todas las ciudades, pero pienso que es imprescindible tender puentes desde el “ritual” normal de concierto, con formatos más atractivos para los jóvenes donde el aspecto social juegue también un rol importante.

 

Esto además fue comentado más de una vez por algunos de los participantes más jóvenes: todos vemos que hay que conectar con el público joven de forma distinta a lo que se ha venido haciendo y sobre todo tener cuidado con sus primeras experiencias. A veces una mala primera experiencia puede hacer que esa persona no vuelva más. En cambio, con una buena elección para esa primera experiencia, puedes plantar la semilla y generar un interés que vaya creciendo con el tiempo.

 

4 claves a la hora de programar. Álvaro Torrente, director del ICCMU

 

alvaro torrente

Álvaro Torrente hablando durante su turno

 

Por su parte, Álvaro Torrente presentó cuatro claves importantes:

 

  • Diferenciación. No puede ser que muchas orquestas o instituciones culturales programen 10 veces la misma música en la misma temporada. En este sentido, y enlazado con el punto dos citado por Miguel Ángel, hay mucho espacio para programar música diferente y de gran interés.

 

 

  • Calidad. No se puede negociar este aspecto, siendo que además hay músicos excelentes hoy en día para cualquier proyecto. Tiene además un coste alto en desprestigio y horas de trabajo. Al final un buen trabajo es además mucho más barato por el buen sabor de boca que deja tanto para los organizadores como para el público.

 

 

 

  • Continuidad. Un aspecto sin duda delicado, por los tiempos que corren. Pero muy importante para poder crear proyectos duraderos y que generen confianza para todos en que se van a seguir apoyando y desarrollando.

 

 

 

  • Colaboración. Al ser la cultura y la música un eslabón muy débil, al final resulta mucho más útil colaborar y apoyarnos entre todos. De cara a organizarnos para conseguir bajar el IVA cultural, para establecer cooperaciones entre instituciones a la hora de programar y compartir ideas, puntos de vista o

 

 

Sin duda cuatro puntos muy a tener en cuenta. En otros posts ya hemos hablado de la calidad. Hoy en día, con la gran oferta cultural y de ocio que hay no podemos negociar, puesto que el público es muy exigente y se puede perder su confianza muy rápidamente.

 

###

 

Hasta aquí algunos de los puntos más interesantes en cuanto a la programación. En el próximo post seguiremos con la perspectiva de las discográficas o las agencias de artistas.

 

Y tú, como músico, musicólogo o gestor musical, ¿qué importancia crees que puede llegar a tener la programación y cómo piensas que se podría dinamizar?

Mario Nieto

Soy pianista y musicólogo, coautor y cofundador de Emusicarte. Escribo sobre temas de actualidad musical, intentando dar pie al debate y la reflexión.

Deja una respuesta

*

Next Article¿Qué papel juegan la programación, las discográficas, el público y los nuevos formatos? Expoclásica 2014 (3)