parte de el grito de munch

Vexations, Erik Satie y el no minimalismo

El 8 de Abril de 2014 se desarrolló un concierto en el Conservatorio Profesional de Música Cristobal Halffter de Ponferrada con la obra Vexations, de Erik Satie, que fue acompañado de un video creado por Luis Aracama, con una duración aproximada de 19 horas después. Participaron más de una treintena de pianistas entre profesionales y estudiantes.

 Erik SatieErik Satie (1866-1925)

Vexations fue descubierta después de la muerte de Satie, por lo que nunca se interpretó y ejecutó en vida de éste. Sí, diferencio entre interpretar y ejecutar. Ahora veremos por qué.

 

A pesar de ser una pieza que no se toca prácticamente nunca, y por lo tanto no muy conocida, contiene alrededor  de ella todo tipo de teorías e interpretaciones, dadas sobre todo por el carácter abierto e indeterminado que Satie plasmó en la obra.

Interpretación de Vexations

Lo más comúnmente aceptado es repetir la obra 840 veces en un piano, con una dinámica entre piano y mezzopiano, a un tempo lento. Y esto es una teoría porque ninguno de estos parámetros (excepto el tempo) están especificados de forma objetiva en la partitura.

 

Partitura de Vexations

Partitura de Vexations (1983), de Erik Satie.

 

Como ves, arriba del todo pone “Pour se jouer 840 fois de suite motif, il será bon de se préparer au préalable, et dans le plus grand silence, par des immobilités sérieuses”, que traducido al español quiere decir “Para tocar 840 veces este motivo, será bueno prepararse con antelación, y en el más profundo silencio, para la más intensa inmovilidad”.

 

En realidad no dice explícitamente que haya que repetirla ese número de veces, simplemente escribe una recomendación que el intérprete debería seguir en el caso que deseara tocarla 840 veces (o 500 o 1000 o las que fueran, el número en este caso es lo de menos, sino la predisposición).

 

La única indicación de tempo la vemos al principio, Trés lent (muy lento). Para añadir más carácter de indeterminación, no hay ninguna indicación dinámica, por lo que generalmente se sigue la típica línea de Satie: piano y delicado.

 

Y por si esto no fuera poco, no pone para qué instrumento es. Se presupone que es un piano, como suele ser lo normal al ver dos pentagramas con una llave, compuesta por Satie. Y con mas razón todavía viendo en la época que la escribió, 1893 (incluso de la fecha de composición no se está seguro porque no hay ninguna anotación ni escrito).

 

¿Es Vexations una obra minimalista?

En el título nombraba “no minimalismo”. Hay quienes se remontan a Erik Satie para explicar el origen del minimalismo. Afirman que al igual que ocurre con la música minimal, el compositor francés usaba ritmos y motivos muy simples para la construcción de sus obras, además de una armonía modal con rasgos exóticos.

 

En la partitura, despojada de casi todo contenido semántico, se puede ver un ritmo muy simple y repetitivo; la armonía, aunque a primera vista pueda parecer compleja, corre la misma suerte.

 

Ésta fue la reacción a la música más inmediata en su época, los grandes sinfonistas alemanes. De forma similar, el minimalismo fue una reacción a esa música “tan compleja y alejada del público” que se inició con la Segunda Escuela de Viena, y se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial sobre todo en Alemania. Más concretamente en Darmstadt.

 

Además, John Cage (al que muchos también los sitúan en el entorno minimal) tenía un gran interés y admiración por Satie, al que colocaba en uno de los lugares más relevantes de la historia de la música del Siglo XX, por renunciar a la tradición desde una perspectiva muy distinta a como se hizo en la Escuela de Darmstadt.

 

Éstas podrían ser unas características comunes para establecer una relación directa entre Satie y el minimalismo, pero ahora veremos que ésto es completamente falso, y puede reflejar más bien la necesidad de basarse ideológicamente (en términos de música) en algo que se parezca aunque sea remotamente.

 

Empezando con que John Cage no es minimalista ya se podría echar por tierra esa afirmación, pero podemos por si acaso comparar las principales características del minimalismo con Vexations.

Ésta lista es dada por uno de los principales exponentes del post minimalismo, Kyle Gann, y donde marcaré en negrita las características que concuerdan con Vexations:.

 

1.       Armonía estática

2.       Ritmo estático

3.       Repetición de breves motivos

4.       Procesos lineales, geométricos y regulares (uso de patrones que se modifican poco a poco)

5.       Instrumentación estática

6.       Metamúsica (capacidad para producir un estado de “éxtasis”)

7.       Tonos puros (sistema no temperado)

8.       Influencia directa de músicas no occidentales, exóticas

9.       Música sin significados ocultos, reducida simplemente a la escucha sin prejuicios

 

Resultado: 3 de 9. No obstante, como suele ocurrir en muchas ocasiones, si se quieren buscar relaciones, al final se encuentran: ¿acaso un preludio de Chopin con sus células repetitivas es minimalista? ¿Y una improvisación de jazz sobre el mismo acorde, con multitud de variaciones? ¿Y Stravinsky?.

Precisamente, el minimalismo es ese estilo tan particular de música porque a parte de esas, tiene otras características mucho más concretas que son las que lo hacen único:

 

1.       Uso de los mínimos materiales imprescindibles.

2.       Uso de poca cantidad de notas o frases.

3.       Uso de pocos instrumentos (hay excepciones).

4.       Uso de instrumentos no convencionales, o de objetos que en principio están destinados a otros usos.

5.       Ritmos cíclicos sin final.

6.       Procesos de variación rítmica o melódica prácticamente imperceptibles.

 

El pilar sobre el que se sustenta el minimalismo, en resumen, es la exploración completa y exhaustiva de un pequeño elemento, ya sea un acorde, un ritmo o un timbre. Esto implica lo que seguramente ya hayas deducido: una larga extensión de las obras.

Estructura de Sol Lewitt

Obra minimalista. Sol Lewitt – Wall Structure

 

Cómo escuchar Vexations

Vexations se repite 840 veces, y tiene una duración aproximada de 18 horas, pero no es una obra minimalista. No obstante, y esto es muy importante y en cierta forma una contradicción, se debe escuchar con unos “oídos minimalistas”. Esto es, la actitud del oyente hacia esta obra debe ser la misma que hacia las obras propiamente minimalistas.

 

Esto es así por una razón principal: la concepción subjetiva del tiempo.

 

Ponte un momento en esta situación: estás en un concierto de una sinfonía de Beethoven, y aunque no la hayas escuchado nunca (espero que no sea así), puedes ir anticipando los acordes y ritmos que van a venir. Tanto la estructura global como armónica están jerarquizadas y estandarizadas, por lo que cumple tus expectativas y caminas dentro de un hilo conductor conocido y lineal.

 

Ahora imagina que estás escuchando Vexations, una obra en la que la estructura global no te lleva a ningún sitio, porque son meras repeticiones, y la armonía tampoco, ya que prácticamente todos los acordes son disminuidos que no guardan una jerarquía tonal.

 

Si intentas escucharla de la misma forma que escuchabas la sinfonía, estoy completamente seguro que al cabo de 5 minutos como mucho te empezarás a poner nervioso, y a los 15 no querrás otra cosa que irte de la sala. Si aguantas hasta el final así, no creo que tengas ganas de volver a repetir la experiencia con ninguna otra música que se le parezca.

 

Esto sucede porque en la sinfonía se percibe el tiempo como una línea horizontal sobre la que caminas, pero en Vexations el tiempo es una línea vertical: simplemente “no existe el tiempo”, sino que estás en un lugar atemporal donde la memoria y las expectativas no tienen peso alguno. Estás continuamente en un “ahora”.

 

No obstante, este tipo de escucha requiere experiencia, por lo que será completamente normal que a veces desconectes y pienses en otras cosas (al igual que pasa a veces en el resto de conciertos). Lo importante es que intentes escuchar, y no oír, la obra desde una perspectiva diferente, hasta encontrar la tuya propia en la que te sientas a gusto.

 

¿Cuándo sabrás que has conseguido esto? Cuando sin querer te hayas transportado a otro nivel; cuando salgan sensaciones similares a las que tienes cuando escuchas música tonal de la tradición; cuando te metas tanto en la música que no tengas que mirar el reloj; cuando al haber finalizado la obra quieras más.

 

Cuando esto ocurra ya podrás decir que has experimentado otro tipo de estado que proporciona la música y al que no estamos tan acostumbrados. Te dejo ahora con la grabación de Vexations, del no-minimalista Erik Satie 😉

 

El vídeo fue grabado en la sala de conciertos del Conservatorio de Ponferrada, y editado por Luis Aracama.

 

PD: Durante el transcurso del concierto, se interpretó una obra paralela en otro piano (ver 0:46″ en el vídeo) compuesta por Luis Aracama para la ocasión, y que define así su concepción:
“La obra la pensé como homenaje a John Cage, y mas concretamente a su 4’33”. Las notas, pensadas a partir de su nombre, se distribuyen por azar en diferentes alturas: 840 en total como las repeticiones de Vexations. Quería una obra “sonara” al mismo tiempo que la de Satie, por lo que debía ser sin sonidos audibles. Para ello decidí bloquear dichas notas eliminándolas del propio piano.

 

La obra después de su estreno ha pasado a denominarse 18:39′:53″ hasta su próxima interpretación (tiempo que duró el concierto). El intérprete por lo tanto puede ser cualquier persona que asista a la performance, sentándose en el piano, permaneciendo inmóvil e intentando sentir aquello que sensorialmente está sucediendo en la sala”.

primera hoja de 18:40 de luis aracama
segunda hoja de 18:40, de luis aracama18:40″, de Luis Aracama

 

Ismael Palacio

Compositor nacido en Zaragoza y residente en Lund, donde estudio un máster en composición con Luca Francesconi. Programador web y cofundador de Emusicarte.

Deja una respuesta

*

3 comments

  1. Mike Ticona

    Esta bueno, interesante, pero Sabiendo como es Satie, su idea es mas ironica y sarcastica. Por otro lado hay obras del mismo compositor donde es musica ambiental, y te pone de tocar una y otra vez la obra hasta el infinito.Ninguna cosa que no hagan Mario Bross o aquellos loops de videojuegos. Por lo demas me parece la idea esta absolutamente forzada a algo mas alla de lo que es.

    • Puede ser cierto Mike, de hecho es una de las hipótesis. Esta obra de Satie podría ser en cierta manera irónica, por lo que el hecho de repetirla tan alto número de veces tendría que ver más con la parte conceptual que con la musical, igualmente válida en el arte. Un saludo!

  2. Esteban

    pues al Sr Luis Arcana le ha salido la de “bob esponja”. Es broma. Me ha parecido tremendamente interesante e instructivo (me he metido en el blog de rebote buscando otras cosas).

Next Article¿Dejas marca como músico? La importancia de tu imagen